Caballero de olmedo 1er acto

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4695 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El caballero de Olmedo
Tragicomedia
Lope de Vega
Acto primero:
Personas del Acto Primero.
DON ALONSO.
DON RODRIGO.
DON FERNANDO.
DON PEDRO.
DOÑA INÉS.
DOÑA LEONOR.
TELLO.
ANA.
FABIA.
Sale DON ALONSO.
ALONSO: Amor, no te llame amor el que no te corresponde, pues que no hay materia adonde imprima forma elfavor. Naturaleza, en rigor, conservó tantas edades correspondiendo amistades; que no hay animal perfeto si no asiste a su conceto la unión de dos voluntades. De los espíritus vivos de unos ojos procedió este amor, que me encendió con fuegos tan excesivos. No me miraron altivos, antes, con dulce mudanza, me dieron tal confianza; que, con poca diferencia, pensando correspondencia, engendra amoresperanza. Ojos, si ha quedado en vos de la vista el mismo efeto, amor vivirá perfeto, pues fue engendrado de dos; pero si tú, ciego dios, diversas flechas tomaste, no te alabes que alcanzaste la vitoria, que perdiste, si de mí solo naciste, pues imperfeto quedaste.
(Salen TELLO, criado, y FABIA.)
FABIA: ¿A mí, forastero?
TELLO: A ti.
FABIA: Debe de pensar que yo soy perro de muestra.TELLO: No.
FABIA: ¿Tiene algún achaque?
TELLO: Sí.
FABIA: ¿Qué enfermedad tiene?
TELLO: Amor.
FABIA: Amor ¿de quién?
TELLO: Allí está: él, Fabia, te informará de lo que quiere mejor.
FABIA: Dios guarde tal gentileza. Tello, ¿es la madre?
TELLO: La propria.
ALONSO: ¡Oh Fabia! ¡Oh retrato, oh copia de cuanto naturaleza puso en ingenio mortal! ¡Oh peregrino dotor y paraenfermos de amor Hipócrates celestial! Dame a besar esa mano, honor de las tocas, gloria del monjil.
FABIA: La nueva historia de tu amor cubriera en vano vergüenza o respeto mío, que ya en tus caricias veo tu enfermedad.
ALONSO: Un deseo es dueño de mi albedrío.
FABIA: El pulso de los amantes es el rostro. Aojado estás. ¿Qué has visto?
ALONSO: Un ángel.
FABIA: ¿Qué más?
ALONSO: Dosimposibles, bastantes, Fabia, a quitarme el sentido: que es dejarla de querer y que ella me quiera.
FABIA: Ayer te vi en la feria perdido tras una cierta doncella, que en forma de labradora encubría el ser señora, no el ser tan hermosa y bella; que pienso que doña INÉS:es de Medina la flor.
ALONSO: Acertaste con mi amor: esa labradora es fuego que me abrasa y arde.
FABIA: Alto has picado.ALONSO: Es deseo de su honor.
FABIA: Así lo creo.
ALONSO: Escucha, así Dios te guarde. Por la tarde salió Inés a la feria de Medina, tan hermosa, que la gente pensaba que amanecía. Rizado el cabello en lazos; que quiso encubrir la liga, porque mal caerán las almas si ven las redes tendidas. Los ojos, a lo valiente, iban perdonando vidas, aunque dicen los que deja que es dichoso a quien laquita. Las manos haciendo tretas, que, como juego de esgrima, tiene tanta gracia en ellas, que señala las heridas. Las valonas esquinadas en manos de nieve viva, que muñecas de papel se han de poner en esquinas. Con la caja de la boca allegaba infantería, porque, sin ser capitán, hizo gente por la villa. Los corales y las perlas dejó Inés, porque sabía que las llevaban mejores los dientes y lasmejillas. Sobre un manteo francés una verdemar basquiña, porque tenga en otra lengua de su secreto la cifra. No pensaron las chinelas llevar de cuantos la miran los ojos en los listones, las almas en las virillas. No se vio florido almendro como toda parecía, que del olor natural son las mejores pastillas. Invisible fue con ella el Amor, muerto de risa de ver, como pescador, los simples peces quepican. Unos le prometen sartas y otras arracadas ricas; pero en oídos de áspid no hay arracadas que sirvan. Cuál a su garganta hermosa el collar de perlas finas; pero, como toda es perla, poco las perlas estima. Yo, haciendo lengua los ojos, solamente le ofrecía a cada cabello un alma, a cada paso una vida. Mirándome sin hablarme, parece que me decía: «No os vais, don Alonso, a Olmedo, quedaos...
tracking img