Cadena de favores

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (621 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL  JARDÍN  DE  LOS  RUISEÑORES

La primavera había llegado, el jardín se empezaba a llenar de flores. Todas las tardes la niña esparcía migas de pan viejo para los pajaritos que estabanhambrientos, cerca de la fuente, al lado del columpio y entre las cañas.

Como cada tarde, se sentó en la larga mesa rústica del jardín, y muy quietita esperó que llegaran los sus pequeños amiguitos. Elruiseñor se posó junto a la niña, que divertida y extrañada le preguntó:Hola, pajarito lindo, ¿No tienes miedo de mi?El ruiseñor cantó un poquito a modo de respuesta, dando saltitos para adelante y paraatrás. Se incorporó suavemente y se encaminó hacia la cocina, el avecilla revoloteó delante de la pequeña cantando fuertemente a la vez que volvía a la mesa, repitiéndolo varias veces sin dejar entrar ala chiquilla.Pero... ¿Qué te pasa?, le preguntó, aunque no sabía como haría para entender la respuesta cantora. |

El animalito voló rasante por encima de la mesa y volviendo por debajo de la misma,cantó y cantó, altisonantemente. La niña se sentó donde estaba antes. Parecía quererla llevar, a tironcitos con el pico a algún lado, estiraba de su blusa y cantaba siempre los mismos tonos y elmismo ritmo:tiru-tu-tití tiru-tu-tití

Se levantó al mismo tiempo que el pajarito volaba algo más lejos y volvía hacia ella con el mismo: tiru-tu-tití tiru-tu-tití cada vez que revoloteaba cera de sunariz.¡Está bien! ¡Está bien!, dijo la niña, ya te sigo, ¿a dónde quieres llevarme?El pajarito volaba indicándole el camino. La niña trepó y trepó al árbol y el canto del ruiseñor había cambiado, sonabamás triste:Titi-tííí-tu Titi-tííí-tu Al mirar entre las hojas, descubrió un nido del que casi no se oía nada, intentó llegar más cerca, y vió algo muy triste: un montón de hijitos de la Ruiseñora quepiaban bajito, bajito, y otros que quizas estaban durmiendo o muertos... La mamá pájara se paró encima del nido cantando muy muy triste.¿Qué le pasa a tus hijitos? preguntó apenada, ¿es que nunca...
tracking img