Calafia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1161 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
A ti, conquistador
-habló el guaycura-,
que tienes la piel blanca,
el alma dura,
una llama del sol en la rizada barba
y en la mirada
el odio y la ambición;
a ti, conquistador,
yo te ofrezco la tierra.
Quédate aquí, pues has venido.
Sí, en la persecución de una ilusión
el viento te ha traído,
no hubo escala mejor para tu nave
que el de mi tierra de ilusión.
¡Quédate aquíconquistador,
y dale un nombre!
Un nombre legendario, como el mito
que antes que tú la hallara.
Es la tierra del sol y del desierto,
de la ternura y el amor.
Quédate aquí conquistador,
que toda es tuya.
Tuya es la costa mágica
de perlas y de arena,
los bosques de cardones,
la sierra que se eleva
para mirar el mar,
las fuentes que recortan esmeraldas
sobre la tierra seca,
los valles donde el solduerme la siesta,
las islas de misterios y de peces
y las vetas;
estas vetas fundidas por el diablo
con el fuelle de Dios.
Tuyo todo es, conquistador
pues has venido.
Las mil generaciones de mis padres
te esperaban
en las noches sin fin
y sin estrellas,
y es tan solo por ello
que en nombre de mi pueblo,
hoy te ofrezco la tierra.
El guaycura calló.
Y Cortes,
Que escuchaba,
Unamirada vaga dedicó a la tierra.
Los ojos entorno y abrazo de un vistazo
al indio,
al mar,
y al infinito.
Con los ojos resecos por la angustia
de la tierra sedienta
al indio respondió:
Nombre si te daré; no mi presencia.
Tu tierra un nuevo galardón
será para mi gloria.
La llamo California,
la del mito,
para ligar así con mi leyenda.
Más no puedo quedarme.
Mi pasión y mi espada
miarcabuz y mi alma
hanse quedado al sur,
con la Malintzin y con Guatimoc.
Aquí no soy conquistador,
soy el descubridor...
y el conquistado.
Levo anclas otra vez,
regreso al pueblo
cuya sangre
decoré mi escudo.
Mi espíritu es guerrero...
y esta es tierra de paz,
indio,
¡tu tierra!

II
Hombre que marchas con la cruz
-pidió el guaycura-,
monje de la sotana,
misionero,
apóstol,peregrino de Dios;
detente y salta el mar.
Te necesito.
Hace un millón de lunas
que abandonado estoy 
perdido en los caminos
que siguiera la raza.
Mis hermanos de ayer llegaron 
a la tierra prometida
arrastrados por Tlaloc
y por Quetzalcoatl.
Yo solo estoy aquí
solo sin Dios,
sin esperanza,
sin sino y sin fortuna.
Huitzilopochtli
(el de ellos)
me negó la enseñanza de la guerra;
Chac meoculto la lluvia,
no hubo dios de las mieses
ni una Xochitl de vino.
Pero la tierra es buena,
es noble,
es tierna.
Te espera y nos espera.
Solo nos faltan guías
y una pizca de fe.
Hombre de la sotana
¡salta la mar y ven!
Peregrino de Dios
¡te necesito!
El monje de la cruz oyó el llamado
y vino.
Hablo al indio de cerca,
cara a cara.
Por tu esperanza,
hijo de aborigen –dijo-
portu amor a la tierra,
indio extraviado,
yo te daré la fe
la voluntad
la facultad de crear
y el anhelo de ser.
Ocupare tus brazos
y tu espíritu 
te llevare conmigo
por playas y por tierras;
dejaremos jalones
en la tierra desierta
y plantaremos juntos
el ejemplo.
Habrá sombra
de Dios en las misiones
(asilos en la tierra calcinada)
sangre nueva  en el fruto de las vides,
carne dulcede trigo,
miel de dátil
y de aroma de jardines,
Te dejare una herencia,
creare tu tradición y otra leyenda;
de tierra generosa y misteriosa.
Ven conmigo, guaycura,
por un tiempo.
Te dejare después,
cuando tengas la fe y no extrañes
ni dioses
ni tutelas.

III
En este amanecer hablo la tierra misma.
Ya no hay guaycura que tome la palabra.
(pues murió en la espera)
La raza se haperdido creando la nueva raza
y de indio y misionero solo quedan recuerdos.
Se han fundido los cuerpos
y el anhelo guaycura fue mezclado
a la ambición del blanco.
En el hombre moreno,
fustigado por guerras y tragedias,
quedo fija la idea
de aprovechar la entraña,
de perforar roca,
de engalanar los valles, 
de encadenar los ríos
y levantar la vida.
¡Más faltaba la fuerza!
Por ello hablo...
tracking img