Carta de victor hugo a benito juarez

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1204 palabras )
  • Descarga(s) : 11
  • Publicado : 17 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Carta de Víctor Hugo a Benito Juárez
Víctor Hugo pide a Juárez por la vida de Maximiliano. 
Al Presidente de la República Mexicana: 
Juárez, vos habéis igualado a John Brown. 
La América actual tiene dos héroes, John Brown y vos, John Brown, por quien ha muerto la esclavitud; vos por quien ha vencido la  libertad. 
México se ha salvado por un principio y por un hombre. El principio es laRepública;   el hombre sois vos.  
Por otra parte, el fin de todos los atentados monárquicos es terminar en el aborto. Toda usurpación comienza por Puebla y termina en  Querétaro.  
Europa, en 1863, se arrojó sobre América. Dos Monarquías atacaron vuestra democracia: la una con un Príncipe, la otra con un  ejército, el más aguerrido de los ejércitos de Europa. Que tenia por punto de apoyo unaflota tan poderosa en el mar como el mismo en  la tierra; que tenía para respaldarlo todas las finanzas de Francia,  recibiendo reemplazos sin cesar; bien comandado victorioso en África, en Crimea, en Italia, en China, valientemente fanático de su  bandera; que poseía en profusión caballos, artillería, provisiones, municiones, formidables. Del otro lado, Juárez. 
Por una parte dos imperios, porla otra un hombre. Un hombre, con sólo un puñado de hombres. Un hombre arrojado de ciudad en  ciudad, de pueblo en pueblo, de rancho en rancho, de bosque en bosque, amenazado por la infame fusilería de los consejos de guerra,  perseguido, errante, atacado en las cavernas como una bestia feroz, acosado en el desierto, proscrito. Por Generales, algunos  desesperados; por soldados, algunos desnudos.Ni dinero, ni pan, ni pólvora, ni cañones. Los matorrales por ciudades. Aquí la  usurpación llamándose legitimidad; allá el derecho, llamándosele bandido. 
La usurpación con el casco en la cabeza y la espada imperial en la mano, saludada por los obispos, precedida delante de ella y  arrastrando tras ella, todas las legiones de la fuerza. El derecho solo y desnudo. Vos, el derecho, habéisaceptado el combate. 
La batalla de uno, contra todos, ha durado cinco años. Falto de hombres, habéis tomado por proyectiles las cosas. El clima terrible os  ha socorrido; habéis tenido por auxiliar a vuestro sol. Habéis tenido por defensores a los pantanos infranqueables, los torrentes llenos  de caimanes, las marismas plenas de fiebre, las vegetaciones tupidas, el vómito negro de las tierrascalientes, los desiertos salados, los  grandes arenales sin agua y sin hierbas, donde los caballos mueren de sed y hambre; la grande y severa meseta del Anáhuac que, como  la de Castilla, se defiende por su desnudez; las barrancas siempre conmovidas por los temblores de los volcanes, desde el Colima hasta  el Nevado de Toluca. Habéis llamado en vuestro auxilio a vuestras barreras naturales: lo escabrosode las cordilleras, los altos diques  basálticos y las colosales rocas de pórfido. Habéis hecho la guerra del gigante y vuestros proyectiles han sido las montañas. 
Y un día, después de cinco años de humo, de polvo y de ceguera, la nube se ha disipado y entonces se han visto dos imperios caídos  por tierra. Nada de Monarquía. Nada de ejércitos; nada más que la inconformidad de la usurpación enruina y sobre este horroroso  derrumbamiento. Un hombre de pie. Juárez y al lado de ese hombre, la libertad.  
Vos habéis hecho todo esto. Juárez, y es grande; pero lo que os resta por hacer es más grande todavía. 
Escuchad, ciudadano Presidente de la República Mexicana: 
Acabáis de abatir las Monarquías con la democracia. Les habéis demostrado su poder, ahora mostrad su belleza. Después delrayo  mostrad la aurora. Al cesarismo que masacra, oponed la República que deja vivir. A las Monarquías que usurpan y exterminan, oponed  al pueblo que reina y se modera. A los bárbaros, mostrad la civilización. A los déspotas, mostrad los principios.  Humillad a los Reyes frente al pueblo, deslumbrándolos. Vencedlos, sobre todo, por la piedad. 
Protegiendo al enemigo se afirman los principios....
tracking img