Cartas sobre la tolerancia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 33 (8107 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 23 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
RESUMEN
“Carta Sobre la Tolerancia”
(John Locke)

La tolerancia mutua entre cristianos es la característica de la verdadera iglesia. Aunque hay quienes vanaglorian de la antigüedad de sus templos, cultos, de la reforma de su doctrina, y todos de la Ortodoxia de su fe. Éstas y otras cosas son más señales de la lucha entre los hombres por el poder y por la autoridad sobre ellos que de laiglesia de Cristo.
Alguien puede poseer todas estas características, pero si carece de humildad, caridad y buena voluntad hacia todos y no sólo con sus hermanos de fe, no es todavía un “Cristiano”. La finalidad de la verdadera Religión es regular la vida de los hombres con rectitud y piedad, la religión no ha nacido para ejercer dominios eclesiásticos, ni para utilizar la fuerza. Quienpertenezca a la iglesia de Cristo debe primero luchar contra sus vicios, su soberbia y su placer, tiene que practicar la santidad en vida, la pureza de las costumbres, la humildad y bondad de espíritu. El Señor dijo a San Pedro: “Tú, una vez convertido, confirma a tus hermanos” (San Lucas, 22, 32). A quienes no le interesa su propia salvación, difícilmente le importe la de los demás. Ningún hombre puedeser “Cristiano” si carece de caridad y de una fe que no actúe por la fuerza, sino por el amor. Yo apelo a la conciencia de aquellos que, con el pretexto de la religión, persiguen, torturan, destruyen y matan a otros, y les pregunto a esos fanáticos enardecidos si hacen lo mismo con sus familiares y amigos cuando pecan, cuando los vea perseguir a fuego y espada a los miembros de su propia comunión,que, estando manchados por enormes vicios no se corrigen y corren el riesgo de la perdición eterna; entonces, creeré que lo hacen por amistad y bondad hacia ellos, porque desean salvar sus almas. Si éste último es su fin (salvar almas), y, para llevarlo a cabo torturan y matan para que obtengan fe y se salven ¿Por qué entonces toleran la prostitución, el fraude, la mala fe, etc. que huelen apaganismo, entre sus secuaces? Éstas y otras cosas son más incompatibles con la Gloria de Dios, la pureza de la Iglesia y la Salvación de las almas que cualquier errónea convicción de la conciencia contraria a las decisiones eclesiásticas o que cualquier rechazo que concierne al culto externo, acompañado de una vida sin culpa ¿Por qué ese celo por Dios, por su Iglesia y la salvación de las almas, tanardiente que quema personas vivas, porque ese celo olvida y no castiga esas infamias y vicios morales opuestos a la fe Cristiana y, en cambio, encaminan todos sus esfuerzos a corregir opiniones, cuya mayor parte se refieren a sutilezas que exceden la capacidad de comprensión de la gente común? Quien sigue a Cristo, abraza su doctrina y aguanta su yugo no es hereje, aunque abandone todo y a todos.Aunque las divisiones de las sectas obstaculicen la salvación de las almas, “el adulterio, la fornicación, la impureza, la lujuria, la idolatría y cosas semejantes”, no son menos obras de la carne, sobre las cuales el Apóstol ha declarado que: “los que las hacen, no heredarán el reino de Dios” (Gálatos, 5, 19-21). Cualquiera que quiera alcanzar el reino de Dios debe desarraigar estas inmoralidadesno con menos cuidado que la extirpación de las sextas. Pero quien haga lo contrario y se muestre cruel con aquellos que difieren de sus opiniones, aunque tengan siempre en sus labios el nombre de la Iglesia, estará lejos de alcanzar el Reino de Dios.
Me resulta extraño que alguien quiera que el alma, cuya salvación desea de todo corazón, muera, incluso antes de la conversión, a base detorturas; pero nadie creerá que ese comportamiento puede provenir del amor, de la buena voluntad o de la caridad. Si alguien cree que al hombre se le debe empujar a sangre y fuego a abrazar determinados dogmas, y que por fuerza se le obligue a practicar el culto externo, sin tener en cuanta sus costumbres, forzándolo a profesar aquello que no cree y permitiéndole practicar cosas que el evangelio no...
tracking img