Casas muertas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3515 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Miguel Otero Silva

Nació el 26 de octubre de 1908 en el estado Anzoátegui en Venezuela. Con una familia humilde, su padre fue Enrique Otero Vizcarrondo y su madre, quien murió cuando Miguel Otero Silva aún era pequeño, fue Mercedes Silva Pérez.
Desde siempre marxista, leía la Biblia desde niño a pesar de no pertenecer a un culto definido, más bien próximo al ateísmo. A través de la literaturay el periodismo, relató numerosas páginas de la historia venezolana del siglo XX.
Formó parte de la Generación del 28, fue crítico de arte y un acalorado seguidor del béisbol. Poseía un fino humor y se autoproclamaba gran amigo del merengue, pero confesó en una oportunidad que no era muy diestro a la hora de conseguir pareja. Sin embargo, se casó después de haber cumplido los 40 años con MaríaTeresa Castillo, con quien tuvo dos hijos.
Nunca terminó la carrera de Ingeniería Civil en la Universidad Central de Venezuela porque decidió cambiar los números por las letras al verse sumamente interesado por el periodismo. Fundó el diario El Nacional y se fue haciendo un extenso repertorio de entrevistas, noticias, reportajes y crónicas e impulsó el género de la mancheta en Venezuela. En 1979,recibe el Premio Lenin de la Paz, equivalente soviético del Premio Nobel de la Paz, siendo el único venezolano en haberlo recibido.
Miguel Otero Silva muere en Caracas el 28 de agosto de 1985. Dejó a su muerte un amplio legado literario que abarca desde obras de teatro hasta poemas, legado que ha merecido la admiración de autores tan conocidos como Pablo Neruda y Gabriel García Márquez.
Obras• "Sus obras fueron:
• Fiebre(1931)
• Agua y Cauce(poesía, 1937)
• Casas Muertas(1955)
• Oficina Número 1(1961)
• La Muerte de Honorio(1963)
• La mar que es morir(poesía, 1965)
• Poesía hasta 1966(poesía, 1966)
• Cuando quiero llorar no lloro (1970)
• Lope de Aguirre, príncipe de la libertad (1975)
• La piedra que era Cristo (1984)

Historia

El libro “Casas Muertas” del Autor MiguelOtero Silva contiene doce capítulos:

I. Un entierro:
II. La Rosa de los llanos
III. La señorita Berenice
IV. La iglesia y el río
V. Parapara de Ortiz
VI. Pecadomortal
VII. Este es el camino de Palenque
VIII. El compadre Feliciano
IX. Petra Socorro
X. Entrada y salida de aguas
XI. Hematuria
XII. Casas muertas

Esa mañana estaban enterrando a un ser realmente significativo , como ningún otro, era Sebastián, Carmen Rosa estaba presente, pero parecía más ause|nte que presente, pero era comprensible. Ya casi no lloraba. La muerte de Sebastián era sabidapor todos Al principio luchó por impedir que llegara hasta sus ojos esa lluvia que le estremecía la garganta. Sabía que Sebastián, como confirmación inapelable de su sentencia a muerte, sólo esperaba ver brotar sus lágrimas. Observaba los angustiados ojos febriles espiándole el llanto y ponía toda su voluntad en contenerlo. Ahora marchaba sin lágrimas, confundida entre la gente que asistía alentierro Ella caminaba arrastrando los pies como todos, en la misma cadencia de todos, pero se sentía tan lejana, tan ausente de aquel desfile cuyo sentido se negaba a aceptar, que a ratos parecía que ella y la que caminaba con su cuerpo eran dos personas distintas. A un lado su madre, doña Carmelita, a la izquierda iba Marta, la hermana, preñada como el año pasado. Después lo enterraron. Eso no lo vioCarmen Rosa. A sus oídos llegaron confusamente los latinazos roncos del padre Pernía y la voz atiplada del monaguillo que decía «Amén» pensando en otra cosa. Carmen Rosa volvió a la casa. El patio era diferente después de la muerte de Sebastián. Las lágrimas habían retornado a los ojos de Carmen Rosa. Aquella noche Carmen Rosa permaneció muchas horas inmóvil, a la luz de la lámpara que doña...
tracking img