Catequesis

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 20 (4768 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
CATEQUISTA, El
NDC

SUMARIO: I. Tipo de catequista que hoy necesita la Iglesia: 1. Catequistas con una fe profunda; 2. Catequistas firmes en su identidad cristiana; 3. Catequistas con fina sensibilidad misionera; 4. Catequistas con honda preocupación social. II. El ministerio de la catequesis y sus agentes: 1. Diversidad de ministerios en la Iglesia; 2. Características del ministerio de lacatequesis; 3. Un ministerio que se ejerce colegialmente; 4. Presbíteros, religiosos y laicos en el ministerio catequético; 5. Los laicos que asumen este ministerio. III. La tarea del catequista: 1. Identificación del catequista con el carácter propio de la catequesis; 2. Una tarea de fundamentación y de formación integral; 3. Cómo realiza el catequista su tarea. IV. La pastoral de catequistas.Dimensiones más importantes.

1. Tipo de catequista que hoy necesita la Iglesia
No es fácil delinear la figura del catequista que hoy necesita la Iglesia. Su tarea, si bien es fundamentalmente la misma a lo largo de la historia de la Iglesia, cobra acentos peculiares según las diversas coyunturas históricas y culturales. La función del catequista y la manera de realizar su misión, en efecto, no sonexactamente las mismas en un país de misión, con su cultura propia, y con unos destinatarios cristianos, que en una Iglesia de antigua cristiandad, con una cultura en rápida evolución y con unos destinatarios ya bautizados, aunque muchas veces alejados de la fe.
Por otra parte, el tipo de catequista que hoy necesita la Iglesia hay que determinarlo, particularmente, en función del horizontecultural de un siglo que termina y de otro que se abre; horizonte que está reclamando una nueva evangelización. Como afirma el Directorio general para la catequesis, se necesitan catequistas que sepan actuar en el marco religioso cultural de esta nueva evangelización de los bautizados. Hay que tener, por eso, muy en cuenta las necesidades evangelizadoras de este momento histórico, con sus valores, susdesafíos y sus sombras. Para responder a este momento se requieren catequistas dotados de una fe profunda, de una clara identidad cristiana y eclesial, de una fina preocupación misionera y de una honda sensibilidad social (cf DGC 237; cf IC 44).
1. CATEQUISTAS CON UNA FE PROFUNDA. Vivimos hoy en día en un modelo cultural dominado por el consumo, por la búsqueda de satisfacciones inmediatas. Estemodelo, entre otras cosas, nos polariza por el disfrute de lo presente. Las perspectivas a largo plazo y la esperanza de un más allá no agobian tanto al hombre. Por eso se constata que los hombres y mujeres de hoy van perdiendo la capacidad de preguntarse con hondura por el sentido profundo de la vida. Fácilmente nos convertimos, entonces, en seres superficiales, sin profundidad, viviendo demanera insignificante e intrascendente. La pregunta sobre Dios y sobre el más allá queda cada vez más lejana y, como dijo con acierto el teólogo Paul Tillich, «esta dimensión trascendente se va convirtiendo en una dimensión perdida».
En este contexto, la Iglesia necesita catequistas imbuidos de un hondo sentido religioso, con una experiencia madura de fe y un fuerte sentido de Dios. Dado que «lamisión primordial de la Iglesia es anunciar a Dios y ser testimonio de él ante el mundo» (DGC 23), el catequista ha de ser capaz de dar testimonio de su fe en Dios y de responder a la inquietud más honda del corazón humano, muchas veces no consciente: la sed de absoluto anida en él. Sólo un catequista así devolverá al ser humano el hondo sentido de la vida y le hará gustar el camino de la verdaderafelicidad.
2. CATEQUISTAS FIRMES EN SU IDENTIDAD CRISTIANA. La Iglesia necesita hoy catequistas que, junto a una fe profunda, se mantengan firmes en su identidad cristiana y eclesial. Vivimos, en efecto, en un mundo marcado por el pluralismo de formas de pensar, de criterios morales, de estilos de vida diferentes. La uniformidad cultural de antaño ha pasado.
Esta situación exige de la Iglesia un...
tracking img