Cazadores de microbios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 258 (64354 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Paul De Kruif

CAZADORES DE
MICROBIOS



EDICIONES NUEVA FÉNIX

Cazadores de microbios
Inscripción N° 135.103

Derechos reservados
Prohibida su reproducción

Composición Y Diagramación
Ediciones Nueva Fénix

Impreso en Santiago de Chile
Ediciones Nueva Fénix


INDICE

CAPITULO I
ANTHONY LEEUWENHOEK
(El Primer Cazador De Microbios)
CAPITULO II
LAZZARO SPALLANZANI(Los Microbios Nacen De Microbios)
CAPITULO III
LOUIS PASTEUR
(¡Los Microbios Son Una Amenaza!)
CAPITULO IV
ROBERTO KOCH
(El Paladín Contra La Muerte)
CAPITULO V
PASTEUR Y EL PERRO RABIOSO
CAPITULO VI
ROUX Y BERING
(Masacre De Conejillos De Indias)
CAPITULO VII
ELIAS METCHNIKOFF
(Los Solícitos Fagocitos)
CAPITULO VIII
THEOBALD SMITH
CAPITULO IX
DAVID BRUCE
CAPITULO XROSS CONTRA GRASSI
(El Paludismo)
CAPITULO XI
WALTER REED
(En Interés De La Ciencia Y Por La Humanidad)
CAPITULO XII
PABLO EHRLICH
(La Bala Mágica)

CAPITULO I

ANTONY LEEUWENHOEK

EL PRIMER CAZADOR DE MICROBIOS

I

Hace doscientos cincuenta años que un hombre humilde, llamado Leeuwenhoek, se asomó por vez primera a un mundo nuevo y misterioso poblado por millares dediferentes especies de seres diminutos, algunos muy feroces y mortíferos, otros útiles y benéficos, e, incluso, muchos cuyo hallazgo ha sido más importantísimo para la Humanidad que el descubrimiento de cualquier continente o archipiélago.
Ahora, la vida de Leeuwenhoek es casi tan desconocida como lo eran en su tiempo los fantásticamente diminutos animales y plantas que él descubrió. Esta es la vida delprimer cazador de microbios. Es la historia de la audacia y la tenacidad que le caracterizaron a él, y que son atributos de aquellos que movidos por una infatigable curiosidad exploran y penetran un mundo nuevo y maravilloso.
Estos cazadores, en su lucha por registrar este microcosmos no vacilan en jugarse la vida. Sus aventuras están llenas de intentos fallidos, de errores y falsas esperanzas.Algunos de ellos, los más osados, perecieron víctimas de los mortíferos microorganismos que afanosamente estudiaban. Para muchos la gloria lograda por sus esfuerzos fue vana o ínfima.
Hoy en día los hombres de ciencia constituyen un elemento prestigioso de la sociedad, cuentan con laboratorios en todas las grandes ciudades y sus proezas llenan las páginas de los diarios, a veces aún antes deconvertirse en verdaderos logros. Un estudiante medianamente capacitado tiene las puertas abiertas para especializarse en cualquiera de las ramas de la ciencia y para ocupar con el tiempo una cátedra bien remunerada en una acogedora y bien equipada universidad. Pero remontémonos a la época de Leeuwenhoek, hace doscientos cincuenta años, e imaginémonos al joven Leeuwenhoek, ávido de conocimientos, reciénegresado del colegio y ante el dilema de elegir carrera. En aquellos tiempos, si un muchacho convaleciente de paperas preguntaba a su padre cuál era la causa de este mal, no cabe duda que el padre le contestaba: «El enfermo está poseído por el espíritu maligno de las paperas». Esta explicación distaba de ser convincente, pero debía aceptarse sin mayores indagaciones, por temor a recibir unapaliza o a ser arrojado de casa por el atrevimiento de poner en tela de juicio la ciencia paterna. El padre era la autoridad.
Así era el mundo hace doscientos cincuenta años, cuando nació Leeuwenhoek. El hombre apenas había empezado a sacudirse las supersticiones más obscuras, avergonzándose de su ignorancia. Era aquel un mundo en el que la ciencia ensayaba sus primeros pasos; la ciencia, que no esotra cosa sino el intento de encontrar la verdad mediante la observación cuidadosa y el razonamiento claro. Aquel mundo mandó a la hoguera a Servet por el abominable pecado de disecar un cuerpo humano, y condenó a Galileo a cadena perpetua por haber osado demostrar que la Tierra giraba alrededor del Sol.
Antonio van Leeuwenhoek nació en 1632, entre los azules molinos de viento, las pequeñas...
tracking img