Cenicienta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1711 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Había una vez en una casa muy lejana vivía una linda muchachita con sus hermanastras, su madrastra y su padre, que lamentablemente tubo q irse de viaje dejándolas solas…
Y como la madrastra no pudo con su envidia de que la pobre muchachita sea tan hermosa y tan educada aun mas que sus propias hijas, la obligada a hacer todas las tareas de la casa, mientras que ella no podía quejarse por miedo ala madrastra…
Cuando terminaba sus quehaceres, se instalaba en el rincón de la chimenea, sentándose sobre las cenizas, lo que le había merecido el apodo de sirvienta. La menor de sus hermanastras, que no era tan mala como la mayor, la llamaba Cenicienta; sin embargo Cenicienta, con sus míseras ropas, no dejaba de ser cien veces más hermosa que sus hermanas que andaban tan ricamente vestidas.Sucedió que el hijo del rey dio un baile al que invitó a todas las personas distinguidas; nuestras dos señoritas también fueron invitadas, pues tenían mucho nombre en la comarca..
-Yo, dijo la mayor, me pondré mi vestido de terciopelo rojo y mis adornos de Inglaterra.
-Yo, dijo la menor, iré con mi falda sencilla; pero en cambio, me pondré mi abrigo con flores de oro y mi prendedor de brillantes,que no pasarán desapercibidos.
Llamaron a Cenicienta para pedirle su opinión, pues tenía buen gusto y se ofreció incluso para arreglarles el peinado, lo que aceptaron. Mientras las peinaba, ellas le decían:
-Cenicienta, ¿te gustaría ir al baile?
-Ay, señoritas, se están burlando, eso no es cosa para mí.
-Tienes razón, se reirían bastante si vieran a un sirvienta entrar al baile.
Finalmente,partieron y Cenicienta las siguió con los ojos y cuando las perdió de vista se puso a llorar. Su madrina, que la vio anegada en lágrimas, le preguntó qué le pasaba.
-Me gustaría… me gustaría…
Lloraba tanto que no pudo terminar. Su madrina, que era un hada, le dijo:
-¿Te gustaría ir al baile, no es cierto?
-¡Ay, sí!, -dijo Cenicienta suspirando.
-¡Bueno, te portarás bien!, -dijo su madrina-, yote haré ir.
La llevó a su cuarto y le dijo:
-Ve al jardín y tráeme una calabaza.
Cenicienta fue a coger el mejor que encontró y lo llevó a su madrina, sin poder adivinar que iba a hacer la madrina. Su madrina lo vació y dejándole solamente la cáscara, lo tocó con su varita mágica e instantáneamente la calabaza se convirtió en un bello carruaje todo dorado.
En seguida miró dentro de la ratoneradonde encontró seis ratas vivas. Le dijo a Cenicienta que levantara un poco la puerta de la trampa, y a cada rata que salía le daba un golpe con la varita, y la rata quedaba automáticamente transformada en un brioso caballo; lo que hizo un tiro de seis caballos de un hermoso color gris ratón. Como no encontraba con qué hacer un cochero:
-Voy a ver -dijo Cenicienta-, si hay algún ratón en latrampa, para hacer un cochero.
-Tienes razón, -dijo su madrina-, anda a ver.
Cenicienta le llevó la trampa donde había tres ratones gordos. El hada eligió uno por su imponente barba, y habiéndolo tocado quedó convertido en un cochero gordo con un precioso bigote. En seguida, ella le dijo:
-Baja al jardín, encontrarás seis lagartos detrás de la regadera; tráemelos.
Tan pronto los trajo, la madrinalos trocó en seis lacayos que se subieron en seguida a la parte posterior del carruaje, con sus trajes galoneados, sujetándose a él como si en su vida hubieran hecho otra cosa. El hada dijo entonces a Cenicienta:
- Bueno, aquí tienes para ir al baile, ¿no estás bien aperada?
- Es cierto, pero, ¿podré ir así, con estos vestidos tan feos?
Su madrina no hizo más que tocarla con su varita, y almomento sus ropas se cambiaron en magníficos vestidos de paño de oro y plata, todos recamados con pedrerías; luego le dio un par de zapatillas de cristal, las más preciosas del mundo. Una vez ataviada de este modo, Cenicienta subió al carruaje; pero su madrina le recomendó sobre todo que regresara antes de la medianoche, advirtiéndole que si se quedaba en el baile un minuto más, todo volvía a ser...
tracking img