Ciencia & religion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1890 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Desde el punto de vista filosófico, una creencia es el asentimiento consciente a una idea o realidad sin necesidad de una demostración evidente, mientras que la ciencia se basa en la lógica y la evidencia de hechos observables, controlados y medidos.
Creo que en la actualidad existen tres escuelas de pensamiento o formas de enfrentarse a las relaciones entre la ciencia y la religión: 1) laguerra entre las dos formas de concebir al mundo, o sea la incompatibilidad absoluta entre la ciencia y la religión, que tiene facetas tanto sociales como personales; 2) la coexistencia pacífica entre los dos conceptos de la realidad, no sólo a nivel político sino al de la conciencia individual; 3) la integración de la ciencia y la religión en un sólo sistema conceptual de la realidad, que tambiénrequiere compromisos sociales y concesiones personales. El tema ha sido motivo de controversia desde antes de los tiempos de Galileo (1661), cuando surgieron los primeros intentos de abandonar a la autoridad dogmática de los textos clásicos y sagrados y recurrir a la experiencia para conocer la realidad.
En 1874, John William Draper publicó su famoso libro His t ry of the Conflict between Religionand Science (Historia del conflicto entre la religión y la ciencia),1 una especie de manifiesto de los racionalistas de fines del siglo XIX que veían en la ciencia el instrumento ideal para eliminar a la religión, a la que consideraban como una “superstición anacrónica”. En 1896, Andrew Dickson White amplió todavía más la documentación al respecto con su obra A Hi s t o ry of the Warfare of Sciencewith Theology in Christendom (Una historia de la guerra entre la ciencia y la teología en la cristiandad).2 Es interesante que todos los ejemplos citados por White en los dos tomos de su obra son históricamente ciertos, no inventó nada. En general, en esta guerra la que ha salido menos bien librad a ha sido la religión, que poco a poco ha ido cediendo territorio sobre todo en astronomía, engeología y en biología: ya casi nadie cree que la Tierra ocupa el centro del sistema solar (y menos del Universo), ya casi todo el mundo acepta que la edad de la Tierra se cuenta en muchos miles de millones de años, y ya hasta el Papa Juan Pablo II declaró en 1996 que: el nuevo conocimiento ha l l e vado a reconocer que la teoría de la evolución de las espe - cies es más que una teoría. Naturalmente,todavía hay quienes insisten en la interpretación literal de la Biblia, los “creacionistas” y los partidarios del “diseño inteligent e”, sobre todo en algunos estados de los Estados Unidos, pero son grupos fundamentalistas pequeños en comparación con la inmensa mayoría de la población del mundo occidental.
2) El escenario de la guerra entre la ciencia y la religión ha sido puesto en duda porvarios historiadores de la ciencia, apoyados en que muchos científicos tambiénhan sido y son creyentes y han sabido compaginar su profesión con su fe religiosa, relajando la interpretación literal de la Biblia, y basados también en la postura de ciertos teólogos que aceptan la teoría de la evolución como el desarrollo del plan divino de la Creación. La coexistencia pacífica de la ciencia y la religiónno sólo a nivel de la sociedad sino al de la conciencia individual es posible cuando se acepta que ambas posturas se re f i eren a universos distintos y por lo tanto no necesitan ser contradictorias. Tal compromiso requiere ciertas concesiones de ambas partes, que en opinión de científicos como Stephen Jay Gould3 y de filósofos como Michael Ruse4 no sólo son menores y no afectan el núcleo centralni de la ciencia ni de la religión cristiana, sino que además ya han sido adoptadas de facto por numerosos representantes de las dos posturas, que así logran vivir en paz con sus conciencias. Para ellos no hay incompatibilidad si trabajan como científicos en sus laboratorios durante la semana y asisten como creyentes a Misa los d o m i ngos, o bien ofician como sacerdotes los domingos en la Misa...
tracking img