Colegios sacerdotales en la antigua roma

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 53 (13007 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
1. Introducción a la religión romana

Antes de comenzar con el desarrollo de las características de los colegios sacerdotales de la antigua Roma y en especial, del que puede decirse que fue el colegio más importante de todos ellos, el de los pontífices, es necesario hacer una referencia al contexto en el que todos estos colegios se movieron para poder comprender mejor su alcance y sus ritos.Este contexto sin duda, se trata de la religión de la antigua Roma.

La religión romana en la República

Es difícil precisar cuál fue la religión de los romanos primitivos y hasta qué punto estuvo influida por la de los etruscos. Los romanos constituyeron un pueblo de campesinos y pastores, de sólidas virtudes laboriosas y militares, que, dominados al principio por sus vecinos, los entoncespoderosos etruscos, fueron poco a poco consolidando su independencia, hasta que consiguieron tener una forma política propia: la República de Roma.

La religión de aquella época debió ser un conjunto de prácticas basadas en el animismo y apoyadas por tres características fundamentales:

1. La virtus: la fortaleza del individuo.
2. La pietas: respeto a los seres misteriosos que los rodean.3. La fides: la buena fe en la acción para evitar los castigos de éstos.

Los seres misteriosos eran la encarnación de todo aquello que produce un fenómeno inexplicable: un sueño difícil de interpretar, una tormenta, la muerte súbita de un hombre o de un animal, un cometa, la inesperada aparición de un ave. Todo esto había de ser tratado con virtus, pietas y fides. El enlace de los humanoscon estos fenómenos y con los espíritus que los producían se denominaba religio.

Antes de que aquel pueblo de campesinos plasmara en forma de Estado, este estadio religioso era puramente familiar, casi individual, referido siempre al Pater familias, el jefe de la familia. Por ello, sus dioses tenían también un carácter familiar. Los primeros que concibieron tenían el nombre de manes, quequieren decir “buenos”. Eran espíritus de sus antepasados, a quienes había de conciliar para que no produjeran daños. Para evitar que llevaran a cabo los males, se encerraba a los muertos en tumbas que en determinados días del año salían de ellas y había que granjearse su benevolencia mediante la práctica de ciertos ritos.
Se suponía que estas salidas tenían lugar en Mayo. En este mes, el paterfamilias campesino salía por la noche solo, se aventuraba por el campo cercano a su casa y arrojaba a estos espíritus, que podían volverse maléficos, un puñado de habas cocidas para propiciarlos.

Por otra parte, cada hogar campesino tenía un genio propio de su principal habitante, al que había que tener siempre propicio para evitar sus venganzas. Este dios se desdobló pronto en dioses lares,protectores del hogar, a los que se rendía culto mensualmente y que estaban representados por dos jóvenes con las manos llenas de frutos. Posteriormente de ellos emergieron los penates, a los que se atribuía la misión de proveer el hogar.

Esta multiplicación de espíritus familiares obligó ya desde los primeros momentos a construir el atrium, es decir, la habitación principal de la primitiva cabañacampesina, un altar pequeño, en forma de hornacina, en el que se colocaban figurillas de los manes, lares y penates, a los que se tomó la costumbre de ofrendar diariamente una libación que consistía en unas gotas de vino y un poco de comida.

Cuando se constituyó la ciudad de Roma, los dioses familiares se convirtieron en dioses de la urbe, y se mantuvo el culto privado y público. Conla independización de la ciudad, los dioses de los etruscos pasaron a ser los propios, así nació la triada capitolina: Juno, Júpiter y Minerva. Ellos fueron los protectores de la urbe, en especial Júpiter, apellidado Optimo, Máximo y Fides Populi Romani, al que se le suponía el símbolo de esta virtud romana de la fidelidad y al que se le debía pietas, representada por el culto más aparatoso...
tracking img