Comentario de texto de la celestina

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2266 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
PLEBERIO:- ¡Ay, ay, noble mujer, nuestro gozo en el pozo! ¡Nuestro bien todo es perdido! ¡No queramos más vivir! Y por que el incogitado dolor te dé más pena todo junto sin pensarle, por que más presto vayas al sepulcro, porque no llore yo solo la pérdida dolorida de entrambos, ves allí a la que tú pariste y yo engendré, hecha pedazos. La causa supe ella, mas la he sabido por extenso de esta sutriste sirvienta. Ayúdame a llorar nuestra llagada postrimería. ¡Oh gentes que venís a mi dolor, oh amigos y señores, ayudadme a sentir mi pena! ¡Oh mi hija y mi bien todo, crueldad sería que viva yo sobre ti! Más dignos eran mis sesenta años de la sepultura, que tus veinte. Turbóse la orden del morir con la tristeza que te aquejaba. ¡Oh mis canas, salidas para haber pesar, mejor gozara devosotras la tierra que de aquellos rubios cabellos que presentes veo! Fuertes días me sobran para vivir: quejarme he de la muerte, incusarla he su dilación cuanto tiempo me dejare solo después de ti. Fálteme la vida, pues me faltó tu agradable compañía. ¡Oh mujer mía! Levántate de sobre ella, y si alguna vida te queda, gástala conmigo en tristes gemidos, en quebrantamiento y sospirar y si por caso tuespíritu reposa con el suyo, si ya has dejado esta vida de dolor, ¿por qué quesiste que lo pase yo todo? En esto tenéis ventaja las hembras a los varones, que puede un gran dolor sacaros del mundo sin lo sentir, o a lo menos perdéis el sentido, que es parte de descanso. ¡Oh duro corazón de padre! ¿Cómo no te quiebras de dolor, que ya quedas sin tu amada heredera? ¿Para quién edifiqué torres? ¿Paraquién adquirí honras? ¿Para quién planté árboles? ¿Para quién fabriqué navíos? ¡Oh tierra dura! ¿Cómo me sostienes? ¿Adónde hallará abrigo mi desconsolada vejez? ¡Oh fortuna variable, ministra y mayordoma de los temporales bienes! ¿Por qué no ejecutaste tu cruel ira, tus mudables ondas, en aquello que a ti es sujeto? ¿Por qué no destruiste mi patrimonio? ¿Por qué no quemaste mi morada? ¿Por qué noasolaste mis grandes heredamientos? Dejárasme aquella florida planta en quien tú poder no tenías. Diérasme, fortuna flutuosa, triste la mocedad con vejez alegre: no pervertieras la orden. […]
¡Oh vida de congojas llena, de miserias acompañada! ¡Oh mundo, mundo! Muchos mucho de ti dijeron, muchos en tus cualidades metieron la mano […] Yo pensaba en mi más tierna edad que eras y eran tus hechosregidos por alguna orden; ahora, visto el pro y la contra de tus bienandanzas, me pareces un laberinto de errores, un desierto espantable, una morada de fieras, juego de hombres que andan en corro, laguna llena de cieno, región llena de espinas, monte alto, campo pedregoso, prado lleno de serpientes, huerto florido y sin fruto, fuente de cuidados, río de lágrimas, mar de miserias, trabajo sin provecho,dulce ponzoña, vana esperanza, falsa alegría, verdadero dolor. Cébasnos, mundo falso, con el manjar de tus deleites; al mejor sabor nos descubres el anzuelo. […]
Del mundo me quejo porque en sí me crió, porque no me dando vida, no engendrara en él a Melibea; no nacida, no amara; no amando, cesara mi quejosa y desconsolada postremería. ¡Oh mi compañera buena! ¡Oh mi hija despedazada! ¿Por qué noquisiste que estorbase tu muerte? ¿Por qué no hubiste lástima de tu querida y amada madre? ¿Por qué te mostraste tan cruel con tu viejo padre? ¿Por qué me dejaste cuando yo te había de dejar? ¿Por qué me dejaste penado? ¿Por qué me dejaste triste y solo in hac lachrimarum valle?1

Este texto es un fragmento de la obra literaria de carácter dialogado La
Celestina. Se encuentra en su acto XXI ysirve para darle conclusión. Fue escrita en el siglo XV por el bachiller Fernando de Rojas (1476-1540) cuya familia era judía conversa. En cuanto a su autoría no solo se encuentra el bachiller, ya que éste en el prólogo de su obra narra cómo encontró en Salamanca unos papeles en los cuales se razonaba sobre los males del amor y que tanto le entusiasmaron que se sintió movido a continuar la...
tracking img