Conclusion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1118 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA MÁQUINA DEL TIEMPO
 
No, no me refiero a la obra de H. G. Wells, sino a un precioso librito del físico teórico estadounidense Paul Davies, que mi buen amigo M. A. Lerma me regaló en su reciente estancia en España. Como en la obra del británico, se trata de diseñar una máquina de viajar por el tiempo, pero concebida esta vez  no por la fantasía de un novelista, sino por la elucubración de unexperto en Física de acuerdo con lo que sugieren los últimos avances.

¿Pero es posible tal máquina? Davies afirma que sí: lo único que se opone actualmente a su construcción son obstáculos de naturaleza técnica. Algo así como el aeroplano antes que se inventara el motor de explosión: se lo sabía posible, y sólo vedaba su realización práctica la deficiente relación potencia/peso de las máquinasde vapor hasta fines del siglo XIX.
Davies esquematiza su máquina según el croquis adjunto, y la descompone en cuatro partes: el Colisionador, el Implosionador, el Inflador y el Diferenciador (fig. 1). Vamos a ocuparnos del artilugio.
Pero antes es necesaria una breve descripción de los wormholes, o, en su literal traducción al español, los “agujeros de gusano”, última postulación teórica de laFísica. Es conocido en hecho de que en la interpretación del Universo de la Teoría de la Relatividad, el concepto de fuerza de gravedad es sustituido por el de “curvatura local del Universo”: la fuerza, más que ser una acción a distancia, se reduce a una propiedad geométrica del cosmos; éste deja de ser un “contenedor uniforme” en el seno del cual se desarrollan unos efectos dinámicos resultado deunos agentes llamados “fuerzas”, y adquiere su propia estructura, que por sí misma produce efectos variados en el movimiento de los cuerpos.

Son útiles en este caso los símiles bidimensionales. Situados en un espacio de dos dimensiones, éste puede no ser “plano”, sino poseer cierta “curvatura” en determinadas zonas, como vemos en la gráfica 2. Un móvil en movimiento rectilíneo y uniformedesviaría su trayectoria al pasar por las cercanías del hoyo, lo que los interpretadores del espacio bidimensional interpretarían como el resultado de una “atracción” procedente del centro del hoyo, cuando nosotros sabemos que es una mera consecuencia de su estructura geométrica.
En esta figura y en las siguientes, en que nos seguiremos apoyando en el símil del espacio de dos dimensiones, el lectordeberá hacer un esfuerzo mental no para “imaginar” sino para “entender” lo que significa cada figura trasladada a un espacio de tres.
¿Qué ocurre cuando la “masa” de un cuerpo estelar alcanza una magnitud inconmensurable? Es el caso de las estrellas de un determinado tamaño que acaban colapsando bajo su gravedad, produciendo una “estrella de neutrones”, o, en el caso más extremo, un blackhole,“agujero negro” en cuyo interior la atracción gravitatoria es tan intensa que nada, ni siquiera la luz, puede escapar de él. El símil bidimensional del blackhole sería la figura 3: la “punta” del “hoyo” es el extremo casi puntual donde se concentra una masa con densidades enormes. Un cuerpo “caído” en su interior no podrá jamás escapar.

Pero algunos astrónomos opinan que un blackhole no tiene por quéterminar en “punta”, sino volver a ensancharse y comunicar a través de otro blackhole simétrico con otro “universo” (fig. 4). No sólo esto, sino que el tiempo en éste es distinto del primero, pues la intensa masa del blackhole, por mero efecto relativista, comprime los tiempos, característica muy propia de la Teoría de la Relatividad: ya tenemos así creado el wormhole.

Pero hay más propiedadesde los blackholes: le teoría autoriza a creer que, dada la propia curvatura del Universo, éste puede quedar “doblado” sobre sí mismo y dos zonas, muy alejadas entre sí en la métrica habitual, queden “muy cerca” si están comunicadas por un blackhole, que actúa así de atajo cósmico, conectando dos lugares y dos tiempos distintos dentro del mismo Universo (fig. 5).

Con lo dicho podemos ya...
tracking img