Conde

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1286 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El conde Drácula
En algún lugar de Transilvania, yace Drácula, el
monstruo, durmiendo en su ataúd y aguardando que
caiga la noche. Como el contacto con los rayos solares
le causarían la muerte con toda seguridad, permanece
en la oscuridad de su caja forrada de raso
que lleva inscritas sus iniciales en plata. Luego, llega
el momento de la oscuridad y, movido por un instinto
milagroso, eldemonio emerge de la seguridad de su
escondite y, asumiendo las formas espantosas de un
murciélago o un lobo, recorre los alrededores y bebe
la sangre de sus víctimas. Por último, antes de que
los rayos de su gran enemigo, el sol, anuncien un
nuevo día, se apresura a regresar a la seguridad de
su ataúd protector y se duerme mientras vuelve a
comenzar el ciclo.
Ahora, empieza a moverse. Elmovimiento de sus
cejas responde a un instinto milenario e inexplicable,
es señal de que el sol está a punto de desaparecer
y que se acerca la hora. Esta noche, está especialmente
sediento y, mientras allí descansa, ya
despierto, con smoking y su capa forrada de rojo
confeccionada en Londres, esperando sentir con espectral
exactitud el momento preciso en que la oscuridad
es total antes deabrir la tapa y salir, decide
quiénes serán las víctimas de esta velada. El panadero
y su mujer, reflexiona. Suculentos, disponibles y
nada suspicaces. El pensamiento de esta pareja despreocupada,
cuya confianza ha cultivado con meticulosidad,
excita su sed de sangre y apenas puede
aguantar estos últimos segundos de inactividad antes
de salir del ataúd y abalanzarse sobre sus presas.
Depronto, sabe que el sol se ha ido. Como un
ángel del infierno, se levanta rápidamente, se metamorfosea
en murciélago y vuela febrilmente a la casa
de sus tentadoras víctimas.
—¡Vaya, conde Drácula, qué agradable sorpresa!
—dice la mujer del panadero al abrir la puerta para
dejarlo pasar. (Asumida otra vez su forma humana,
entra en la casa ocultando, con una sonrisa encantadora,
su rapazobjetivo.)
—¿Qué le trae por aquí tan temprano? —pregunta
el panadero.
—Nuestro compromiso de cenar juntos —contesta
el conde—. Espero no haber cometido un error.
Era esta noche, ¿no?
—Sí, esta noche, pero aún faltan siete horas.
—¿Cómo dice? —inquiere Drácula echando una
mirada sorprendida a la habitación.
—¿O vino a contemplar el eclipse con nosotros?
—¿Eclipse?
—Así es. Hoy tenemos uneclipse total.
—¿Qué dice?
—Dos minutos de oscuridad total a partir de las
doce del mediodía.
—¡Vaya por Dios! ¡Qué lío!
—¿Qué le pasa, señor conde?
—Perdóname... debo...
—¿Qué, señor conde?
—Debo irme... Hem... ¡Oh, qué lío!... —y, con
frenesí, se aferra al picaporte de la puerta.
—¿Ya se va? Si acaba de llegar.
—Sí, pero, creo que...
—Conde Drácula, está usted muy pálido.
—¿Sí?Necesito un poco de aire fresco. Me alegro
de haberos visto...
—¡Vamos! Siéntese. Tomaremos un buen vaso
de vino juntos.
—¿Un vaso de vino? Oh, no, hace tiempo que
dejé la bebida, ya sabe, el hígado y todo eso. Debo
irme ya. Acabo de acordarme que dejé encendidas
las luces de mi castillo... Imagínese la cuenta que
recibiría a fin de mes...
—Por favor —dice el panadero pasándole al conde
unbrazo por el hombro en señal de amistad—.
Usted no molesta. No sea tan amable. Ha llegado
temprano, eso es todo.
—Créalo, me gustaría quedarme, pero hay una
reunión de viejos condes rumanos al otro lado de la
ciudad y me han encargado la comida.
—Siempre con prisas. Es un milagro que no haya
tenido un infarto.
—Sí, tiene razón, pero ahora...
—Esta noche haré pilaf de pollo —comenta la
mujerdel panadero—. Espero que le guste.
—¡Espléndido, espléndido! —dice el conde con
una sonrisa empujando a la buena mujer sobre un
montón de ropa sucia. Luego, abriendo por equivocación
la puerta de un armario se mete en él—.
Diablos, ¿dónde está esa maldita puerta?
—¡ Ja, ja! —se ríe la mujer del panadero—. ¡ Qué
ocurrencias tiene señor conde!
—Sabía que le divertiría —dice Drácula con...
tracking img