CONFIESO QUE HE VIVIDO PABLO NERUDA

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 537 (134157 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de julio de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
CONFIESO QUE HE VIVIDO
PABLO NERUDA
Memorias

Confieso que he vivido. Memorias

Pablo Neruda

ÍNDICE

1. EL JOVEN PROVINCIANO ...................................................................................... 4
2. PERDIDO EN LA CIUDAD..................................................................................... 15
3. LOS CAMINOS DEL MUNDO............................................................................... 26
4. LA SOLEDAD LUMINOSA .................................................................................... 36
5. ESPAÑA EN EL CORAZÓN ................................................................................... 51
6. SALÍ A BUSCAR CAÍDOS...................................................................................... 62
7. MÉXICOFLORIDO Y ESPINUDO ........................................................................ 69
8. PATRIA EN TINIEBLAS......................................................................................... 76
9. PRINCIPIO Y FIN DE UN DESTIERRO. ............................................................... 88
10. NAVEGACIÓN CON REGRESO........................................................................ 101
11. LA POESÍA ES UN OFICIO ................................................................................ 115
12. PATRIA DULCE Y DURA .................................................................................. 149
CRONOLOGÍA DE PABLO NERUDA..................................................................... 160

2

Confieso que he vivido. Memorias

PabloNeruda

Estas memorias o recuerdos son intermitentes y a ratos olvidadizos porque así precisamente es la
vida. La intermitencia del sueño nos permite sostener los días de trabajo. Muchos de mis recuerdos se han
desdibujado al evocarlos, han devenido en polvo como un cristal irremediablemente herido.
Las memorias del memorialista no son las memorias del poeta. Aquél vivió tal vez menos, perofotografió mucho más y nos recrea con la pulcritud de los detalles. Este nos entrega una galería de
fantasmas sacudidos por el fuego y la sombra de su época.
Tal vez no viví en mí mismo; tal vez viví la vida de los otros.
De cuanto he dejado escrito en estas páginas se desprenderán siempre —como en las arboledas de
otoño y como en el tiempo de las viñas—las hojas amarillas que van a morir y lasuvas que revivirán en el
vino sagrado.
Mi vida es una vida hecha de todas las vidas: las vidas del poeta.

3

Confieso que he vivido. Memorias

Pablo Neruda

1. EL JOVEN PROVINCIANO
EL BOSQUE CHILENO
...Bajo los volcanes, junto a los ventisqueros, entre los grandes lagos, el fragante, el silencioso, el
enmarañado bosque chileno... Se hunden los pies en el follaje muerto, crepitó unarama quebradiza, los
gigantescos raulíes levantan su encrespada estatura, un pájaro de la selva fría cruza, aletea, se detiene
entre los sombríos ramajes. Y luego desde su escondite suena como un oboe... Me entra por las narices
hasta el alma el aroma salvaje del laurel, el aroma oscuro del boldo... El ciprés de las gutecas intercepta mi
paso... Es un mundo vertical: una nación de pájaros, unamuchedumbre de hojas... Tropiezo en una piedra,
escarbo la cavidad descubierta, una inmensa araña de cabellera roja me mira con ojos fijos, inmóvil, grande
como un cangrejo... Un cárabo dorado me lanza su emanación mefítica, mientras desaparece como un
relámpago su radiante arcoiris... Al pasar cruzo un bosque de heléchos mucho más alto que mi persona: se
me dejan caer en la cara sesentalágrimas desde sus verdes ojos fríos, y detrás de mí quedan por mucho
tiempo temblando sus abanicos... Un tronco podrido: ¡qué tesoro!... Hongos negros y azules le han dado
orejas, rojas plantas parásitas lo han colmado de rubíes, otras plantas perezosas le han prestado sus
barbas y brota, veloz, una culebra desde sus entrañas podridas, como una emanación, como que al tronco
muerto se le escapara...