Consentimiento informado o desinformado

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1792 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Etica
¿Consentimiento informado o desinformado? El peligro de la medicina defensiva. El consentimiento informado (CI) implica una nueva cultura en el desarrollo de la relación clínica, en la que se exige un mayor respeto a las personas del que se tenía hasta ahora. El editorialista defiende la tesis de que el CI debe ser una garantía de la autonomía moral del paciente y no un expediente paraeximir una responsabilidad jurídica. Este es el principio general en que se basa el CI, ético antes que jurídico.

¿Consentimiento informado o desinformado? El peligro de la medicina defensiva
M.A. Broggi Trias Med Clin (Barc) 1999; 112: 95-96 Empieza a ser de todos conocido que lo que se ha convenido en denominar consentimiento informado (CI) es una forma de enunciar, y de anunciar, una nuevarelación clínica en la que se exige un mayor respeto a las personas del que se tenía hasta ahora. Ya no se trata de imponer el bien del enfermo al mismo enfermo, con su aceptación más o menos presupuesta, sino de descubrir cuáles son sus expectativas y sus preferencias y de adaptarnos a ellas con lealtad, poniendo a su disposición nuestros conocimientos y nuestras posibilidades. Así entendido, el CIes una nueva cultura y una culminación en el desarrollo de la relación clínica, de la misma manera que los derechos humanos lo son de las relaciones humanas en general. Toda persona, aunque esté enferma, debe continuar siendo considerada, en principio, libre y competente para decidir sobre su integridad y sobre su futuro, y, por tanto, debe poder intervenir activamente en las decisiones clínicasque le atañen; esto conlleva poder aceptar o denegar lo que se le propone después de tener una información suficiente para ello. Éste es el principio general, difícilmente discutible, en que se basa el CI; principio ético antes que jurídico. A través de la ley, la sociedad sólo ha querido garantizar que este nuevo derecho lo pueda ejercer cualquiera; y, para que ello sea posible, obliga (desde hace12 años, en nuestro país) a que exista una ocasión comprobable de haberlo podido ejercer, el consentimiento informado escrito (CIE) antes de cada actuación. Pero no puede ir mucho más allá. Basada como siempre en mínimos generales, la ley no pretende asegurar que la relación clínica sea satisfactoria en cada caso, ni garantizar que la información haya sido correcta, ni que su comprensión hayasido suficiente. Estos parámetros forman parte de la complejidad de cada relación clínica1, es decir, son el resultado inevitable de la interacción entre las necesidades

cambiantes de cada enfermo y de la sensibilidad y la competencia de cada profesional. Nada puede suplir esta realidad primordial y su inseguridad. Los profesionales debemos aceptar que una de las competencias que se nos pide, yque por tanto forma parte de los objetivos de nuestro quehacer, es, junto a los conocimientos y habilidades sobre las enfermedades, la de ayudar a nuestros enfermos a incorporar, a su manera, la situación en la que se encuentran y las decisiones con las que deben hacerle frente. Una paradoja actual, a veces difícil de comprender y por tanto de aceptar, es cómo explicar que en una sanidad másgeneralizada, masificada incluso, y con una práctica clínica cada día más protocolizada, se requiera en cambio una personalización mayor para cada enfermo. Antaño, escudados en un paternalismo aceptado por todos, era posible que el profesional adoptara, en lo que a la información y consentimiento se refiere, una actitud preconcebida y unilateral ante todos y cada uno de sus pacientes. Pero ahora, no;ahora debe evitarse una excesiva generalización porque la diversidad es mucho mayor. Ahora cada cual reclama una atención cuidadosa a su propia manera de construir y defender su autorrealización. Así, uno querrá saber muchos detalles de antemano, incluyendo alternativas no habituales; otro pedirá más cautela y tiempo para aceptar las cosas, y un tercero puede preferir no conocer demasiado y...
tracking img