Cork

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1673 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
IANNAH ARENDT --@ FILWI~ P&VP(L&, f- k (-e) . z a) LA HISTORIA DE LAS DOS REVOLUCIONES (1 966) Cuando el crítico del Timev Literarv Szípplement se enfrentó con el libro On Revolution de Hannab Arendtl, del que ahora acaba de aparecer la versión alemana, parece que no logró en- contrarle ni pies ni cabeza: ante una autora tan inteligente no hizo otra cosa que menear la cabeza en señal dedisentimiento a lo largo de tres columnas que no expresaban otra cosa que pura desazón anglosajona ante un libro que es todo un enco- mio precisamente de las tradiciones anglosajonas. Pero este en- comio se expresa en un lenguaje que revela más bien la terque- dad, ya algo pasada de moda, con que este pensamiento se atie- ne a los principios de que parte que un sentido pragmático para la realidadpolítica cotidiana. En el libro The llumtin ('(@ndilion, que puede considerarse como su principal obra I-ilosóí-jca, Hannah Arendt, había trata- do de renovar a su manera la pretensión de la Política Clásica. Sin recurrir al derecho natural tradicional, había tratado, sin embargo, de rehabilitar la visión que aquella filosofía política tenía de las cosas, con la vista puesta, eso sí, en un mundo queapenas si se ajusta ya a las viejas categorías. El nuevo libro es una Continuación de ese proceso de rehabilitación. Hannab Arendt quiere averiguar qué es lo que podernos aprender toda- vía de la política de Aristóteles y para ello la aplica a un fenó- meno que a primera vista parece patrimonio exclusivo de la experiencia moderna de lo político: al fenómeno de la revolu- ción. Y como este propósitolo lleva a cabo con una conse- 1 1 1. Alzl NI)¡, Oii 1 larilioiidsworili, 1960. J']Frid. aleniana: 1 '/)í,f- ti(, Münclien, 19651. 200 cuencia admirable, el libro resulta apasionante e instructivo. Sobre todo nos enseña cómo un filosofar, que en otro tiempo abarcaba el todo, puede qiie(lar petrificado h(-Yy, incluso en sus formas iiiiciectualmente viiá,@ ágiles, en unaiiiiponente unitera- ¡¡dad. Hannab Arendt no se C'Icrw en modo alguno frente a los cambios estructurales que 1;-t experimentado la esfera de lo po- lítico. Se da cuenta de que la guerra, que es uno de los fenóme- nos más viejos, no es ninguna constante en las relaciones entre los pueblos; sabe que las confrontaciones bélicas no son ya las mismas desde que las revoluciones determinan lasrelaciones entre los pueblos. Guerra y revolución se han hecho depen- dientes la una de la otra; en la fase que vivimos de guerra civil mundial los límites entre guerra y revolución se difuminan con frecuencia hasta hacerse irreconocibles: Hoy mantienen la ven- taja aquellos que «entienden la revolución, mientras que aque- llos que todavía confian en una política de poder en el sentido tradicional de¡término y, por consiguiente, en la guerra como último recurso de toda política exterior, es posible que en un futuro no muy remoto descubran que se han convertido en maestros de un arte más bien inútil y pasado de moda ... ». La guerra de Vietnam puede considerarse como una sangrienta prueba de esto. Sólo que el interés que manifiesta Hannah Arendt por el fe- nómeno de la revolución tiene suspeculiares limitaciones. Hannab Arendt entiende la revolución como la fundación de una constitución de la libertad, y por libertad entiende senci- llamente la participación de los ciudadanos en los asuntos de una polis. Es decir, que Hannah Arendt se las arregla para si- tuar el fenómeno de la revolución en el marco conceptual clá- sico de una rotación de las formas de Estado, disolviendo así elcontexto que hace que las revoluciones de] mundo moderno sean precisamente lo que son: una relación sistemática entre -las commociones políticas y la emancipación de una clase so- cial. Naturalmente que Hannah Arendt no puede negar los he- chos. Pero al peculiar entrelazamiento de la revolución con lo que en el vocabulario del siglo xix, a la vez con dist'anciamien- to burgués y con caritativa...
tracking img