Credulidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1197 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CREDULIDAD.

Los seres humanos solemos creer un montón de cosas que sólo existen en nuestra imaginación; algo, alguien, nos instala en la cabecita una noción, una idea, una creencia y ¡zas! Ya está usted en el camino de seguir a pie juntillas por esa senda. Hay creencias menos dañinas que otras; por ejemplo, a los 13 años yo pensaba que el primer día posterior a mi cumpleaños 18 iba a amanecercomo Gabino Barrera con el bigote en cuadro abultao -el rostro malencachado ya lo traía de nacencia-; y ya ven, no más no. Hasta los 15, creí de buena fe que Hidalgo era un viejito inocentón todo bondad, Juárez el adalid del derecho e Iturbide un perfecto desgraciado. Juraba que los revolucionarios eran amigos entre sí (Carranza, Villa, Zapata, Obregón, etc.) y que lejos estaban de mandarseasesinar unos a otros como si la traición fue motivo de prez y no de desdoro; pensaba que en la vida, como en las películas, siempre ganaban “los buenos” y así. Luego empecé a leer y me di cuenta de que la vida, como los leones, no es como la pintan.

Ahora, creo que la mayoría de nosotros decide permanecer en la ignorancia por comodidad. Creer lo que la mayoría cree no entraña dificultad alguna; essencillo y fácil de hacer; creer como los demás no nos compromete ni exige de nosotros un esfuerzo adicional. Para el caso, no necesita uno ni pensar, basta con decir: “Si” a todo y ya. Todos contentos.

Leer, informarse, analizar, cuestionar y, sobre todo, prensar por sí mismo exige un esfuerzo mayúsculo; no nos queda casi tiempo para ver la televisión y a López-Dóriga informándonos de unarealidad nacional aderezada a gusto del Pintito Azcárraga -Ya lo he dicho: “Hijo de tigre pintito”-. No nos queda tiempo para comprar cuanto artilugio de última generación sale al mercado y por ese medio empezar a ser “mejores personas”. Nos falta tiempo para continuar la búsqueda frenética del vehículo de último modelo, las ganancias más elevadas, los negocios más lucrativos. Por eso es mejor creerlo que nos viene envasado en el cotidiano paquete de información para que luego no se diga de nosotros que “no estamos informados” o “al día”.

Igual pasa con el Gobierno y el Estado; resulta mucho menos embarazoso creer que el sistema educativo marcha sobre ruedas a informarnos respecto a dónde están -y que están haciendo- nuestros hijos menores de 16 años dentro y fuera de las aulas. Es mássimple conformarnos con el parque poblado de árboles pelones y desangelados a comprometernos con la reforestación de nuestro suelo (tan necesaria en estos días). Pensar en la obra pública, la seguridad social, el régimen fiscal y la seguridad pública son asuntos ajenos y no es útil pensar en ello, a menos que ocurra un acontecimiento que venga a trastornar nuestro sistema de valores oconvicciones: Que nos embarguen, nos atropellen, nos secuestren y un tenebroso etcétera.

Así vivimos la vida muchos de nosotros; tristemente, la mayoría; conformándonos con lo que se nos dice, se nos sugiere, se nos “informa” o se nos indica -cuando no se nos ordena o impone a la fuerza-.

Esta reflexión, porque el día de ayer terminé un librito: “Secretos, mentiras y democracia”; una entrevista quehace David Barsamian a Noam Chomsky.[1] De manera breve y amena, el prolífico autor expone una serie de verdades simples que sin embargo, por su significación y trascendencia, son capaces de conmovernos hasta lo más hondo. Dicho en pocas palabras, Chomsky habla de la existencia de centros de poder y privilegio que dictan nuestra vida diaria. Guerras, hambrunas, colapsos económicos, modelos demercado, etc., esos acontecimientos que son capaces de destruir nuestras vidas en cuestión de minutos -y sin que nosotros podamos hacer algo al respecto, es lo peor-, los explica Chomsky como producto de una toma de decisiones de una cúpula que actúa con una lógica implacable atenta a sus propios intereses.[2] No más recuerde los efectos de la crisis de 1994 para millones de mexicanos, a quienes los...
tracking img