Cronica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1624 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA IGNORANCIA DEL ENGAÑO

Aquella mañana, como todas, me despertaba y siempre había algo que me alegraba la vida: mi familia.
Los veía despertar y sentía que mi pecho se llenaba de una inmensa felicidad, porque sentía que ellos eran todo para mí.
Mi esposo, como siempre se levantaba con una cara de pereza, de enojo y hasta de amargura, pero yo siempre entendía que todos los días no son colorde rosa para el, pero que para mi si lo eran.
Sus ojos hinchados de tanto dormir, hacían que en mi explotara una gran risa, pero sabiendo que a el le molestaba tanto como para ponerlo de mal humor toda la mañana.
Ya con el enojo de mi esposo, era suficiente, tenía que lidiar con su gran carácter y hasta aguantarme algunas de sus groserías. Pero eso no era lo suficiente, seguía mi pequeño.Sebastián, mi chiquitín era un poco tedioso, y tenia que despertarlo a la fuerza todas la mañanas, para que asistiese a su colegio, el cual le aburría mucho. El jamás me pronunciaba algunas palabras que me hiciesen sentir bien y alagada como su madre, nunca salían del el palabras como “te amo mama”, “¿Cómo amaneciste hoy? ¿Estas bien? Eso era que mantenía mi corazón un poco lastimado. Pero la luchaempezaba, el con su pijama azul, no quería levantarse De la cama, y siempre me tocaba darle algunos golpes, para que atendiera mis llamados.

Ya en la cocina todos reunidos, empezábamos el desayuno que con tanto amor lo había preparado. Sobre la mesa, habían unos huevos revueltos con jamón, y daban un aspecto provocativo y se veían deliciosos, además que el olor que salía de ellos era penetrablee irresistible. Los acompañaban unos deliciosos panes tostados de color dorado, un jugo de naranja y como postre una frutas frescas y recién picadas. Todo esto lo hacia porque creía que mi familia se lo merecía y se tenían que marchar de casa con la barriga llena, para que sus labores fueran muy fructíferas. En el desayuno, ya juan con un temperamento más bajo me dijo:

* Patricia, mi amor,el desayuno estaba delicioso. Y sabes que mi temperamento es muy fuerte y perdóname si te dije algo malo.

En ese momento, cuando juan cruzo esas palabras conmigo, yo quede estupefacta, porque en todos los años que llevo viviendo con el, jamás me había agradecido el desayuno y mucho menos se había lamentado por sus actos tan groseros.
Notaba que el ambiente en el desayuno empezaba a tornar deotro tono, mi esposo ahora disfrutaba de los deliciosos huevos con el pan tostado.
Sentía que juan disfrutaba y saboreaba el amor que le había impregnado a los alimentos. Aunque sentía todavía algo triste en la mesa, mi hijo. El nunca tenía un gesto en su cara, nunca sonreía, y jamás cruzaba palabras con nosotros.
Su rostro era pálido, sus ojos eran bordeados por unas grandes manchas, su narizexpresaba un gruñido y sus labios mantenían una forma cerrada que notaba cuan fuerte los apretaba.
El desayuno ya estaba terminando y parecía como si hubiese pasado una eternidad. Ya en ese momento me disponía a despachar a cada uno de mis dos hombres en la familia. Juan entraba en el trabajo a las 8:00 am y tenia que ser muy puntual. Tenia que llevar puesto un uniforme que constaba de camisaverde y pantalón clásico negro, y además un chaleco que describía el nombre de la empresa “su repartidor de huevos”. Ese era el empleo de mi esposo, que día a día salía en un furgón y pasaba por las tiendas repartiendo y vendiendo huevos.
Mientras que por otra parte, estaba la triste de mi hijo, nunca sabia lo que le pasaba ni tampoco me atrevía a preguntarle su problema. Él, tenía clases a las7:30am en el colegio “San Juan Bosco”, el cual era uno de los mejores colegios que existían en el barrio. A Sebastián no le gustaba llevar en orden su uniforme, la camisa la llevaba por fuera y los zapatos sin atar sus cordones.

Ya pasadas las 8, mi trabajo como madre y esposa, había terminado, ahora me disponía a empezar las labores de la casa.
Mire el reloj y marcaba las 9:45 am donde en ese...
tracking img