Cronicas infantiles

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2539 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
CRONICAS INFANTILES VERIDICAS
COMO EL SOL

Ana María Greene Miranda
FASCICULOS CREATIVOS.
Ediciones de Autor.
TRENCITAS DE MIEL


Hay un torbellino con trencitas de miel, dientecitos de leche y cachetitos tiznados de cocoa, haciendo travesuras interminables en la sala de mi casa; ¡oh! ¡cuidado! “Trencitas de Miel”, es decir Andrea, se dirige a la recámara para arrasar contodo, salta sobre las pobres y agonizantes camas, ahora con toda la
cara embarrada del más delicioso chocolate.
La cama más vieja llora y lanza un lastimero aullido de dolor (como el de una solterona quejumbrosa y amargada). Primero se le cae la cabecera y finalmente una pata:

- ¡Aaay! ¡Aaaaaay! ¡Ay ay ay ay! ¡CATA PUM!

Entonces, “Trencitas de Miel” , se dirige a la cama más resistentepara brincar y reír con todas las fuerzas del mundo:

-¡YUPI!...¡YUPI!...
(Las trenzas voladoras esparcen su energía por doquier).

Mamá llega trayendo la cena y un platón de sopa caliente, sale disparado por los vientos. Esta niña terremoto recibe fuertes, dolientes y severas reprimendas. Después de haber vuelto loca a su mamá, se queda bastante silenciosa en la recámara.
(Por cierto,que no hay mamá que no se torne histérica, con sus lindos hijitos, loca mejor dicho. A las madres se les escucha siempre en los Supers, en la calle, en las fiestas. Ah, las mamás locas, completamente fuera de sí, porque sus niñitos hermosos, tienen el evolucionado don de perturbar sus espíritus hasta hacerlas gritar como auténticas guacamayas de la selva, o como changuitas tal vez en verdaderosarranques de locura y desesperación. Y entre más travieso el niño: más escandalosa la “guacamaya-changuita” de su mamá.)
La Señora exclama en la cocina:Gracias a Dios: ¡Por fin: un poco de paz suprema!

Pero ¡oh desilusión! Trencitas de Miel contraataca con más travesuras

Fenomenale s
e inaudibles.

Abre la inmensidad de sus ojos verdes, aceitunados y bellísimos,y cierra su boquitadiminuta–como para dar un besito- de esa manera concentrarse en sus seriesísimas labores:
Ha decorado las cuatro paredes de la recámara con flores, florecitas y floresotas, casitas, muñequitas, soles, montañas, atardeceres, perritos, gatitos, pelotas, borreguitos, pajaritos, nubes, una cerca y un árbol de manzanas, etc. etc. etc. Pero ¡QUE GALERIA! ¡WOW!

Cuando Doña “Frida Kahlo”concluye sus murales emprende su siguiente travesura silenciosa: aparece un pobrecito ángel incauto, llamado CANELO –el perrito Cocker de la casa- quien tiene su pelo rubio: lleno de ricitos y cairelitos graciosos.

Nuestra estilista estrella-no satisfecha con su aspecto, quiere cambiar el “look” de su mascota-: comienza a cortar ¡CLIC…CLIC…CLIC!, todos los bucles de las patas y peina a Canelo conbastante gel de estrellitas y de brillitos, le pone moñitos y bolitas torturantes en las orejas, como si fuera una coquetísima perrita. Para concluir su artístico proyecto, esparce una generosa nube de perfume francés: Femme de Madame Rochas, sobre la cabeza de su sofisticada “modelo”. El perro estornuda muchas veces (cual verdadera carcacha vieja).

-¡Salud!¡Salud! Señorita.(Dice la niña).Posteriormente cambia de parecer y lo peina en forma sexy y despreocupada: a la “PEBBLES” de los Picapiedra, con todas las orejas hacia arriba (usando una dona magenta).

-¡Ahora sí te ves sensacional, Canelo!!!
¡Pareces una verdadera chica rocanrrolera!

Luego del Salón de Belleza, la tremebunda “Trencitas de Miel” decide vaciar todo el armario y organizar un extraordinario desfile demodas (un fashion show) frente al espejo, con pasarela y todo.
Hay una montaña de ropas tan alta como el Himalaya (en diminuto), casi llega al techo. Andrea luce su pequeño bikini con sombrero, luego sus jeans ajustados, con blusa turquesa de algodón, finalmente decide vestirse de novia con un largo vestido blanco. Coloca un velo sobre su cabeza y exclama:

-¡CANELO! Tú serás el paje que...
tracking img