Cuento ciencia ficcion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2940 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
María Isabel Cruz Flores
Edad: 21 años
Benemérita Universidad Autónoma de Puebla
Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas
Licenciatura en Actuaría
1er. Semestre

Un modelo matemático para la justicia
María Isabel Cruz Flores.
Era el año de 2050, me encontraba de vacaciones en Xitzicalco mi ciudad natal, cerca de Xitzilapango, por las tardes salía a caminar por el parquecillo de la ciudadque se encuentra frente a la catedral Doña Ramona, y curiosamente al pasar por un pequeño pasillo muy estrecho que da directamente atrás de la catedral mi mirada se fijaba en un estrambótico hombre aproximadamente como de unos 45 años de edad con la barba muy larga y blanca, casi sin pelo, se podían ver sus entradas brillosas y esos cuantos pelos blancos y descuidados, se encontraba sentadosiempre en la misma banca a lado de un arbusto muy frondoso, llevaba puesto un abrigo negro de piel muy desgastado que le daba casi al tobillo, utilizaba unos zapatos negros de charol con mucho polvo y llevaba puesto unos anteojos que se veían muy empañados con el armazón negro, un día al pasar por el pequeño pasillo para ir atrás de la catedral me acerqué y al estar frente a él, le pregunté si podíasentarme en la misma banca, ni siquiera pestañeó cuando un mosquito se paró en su nariz aguileña, estaba muy concentrado en los números que escribía en un cuaderno muy desgastado con las hojas amarillentas casi totalmente desprendidas, volví a preguntarle lo mismo, si no le molestaba que me sentara en la misma banca con él, esta vez levantó la mirada me observó y volvió la mirada a los númerosque plasmaba en su cuadernillo, me senté lentamente como a medio metro de él, el silencio reinaba entre los dos, intenté llamar su atención y empecé a tararear una vieja canción de Maylort que me había aprendido en la universidad, intenté terminar con ese silencio que nos envolvía y todo fue en vano, parecía estar muy concentrado resolviendo problemas matemáticos como si eso fuera muy importantepara él, al ver mi fracaso de no poder entablar conversación con ese hombrecillo tan misterioso, regrese a la casa de mis padres y le pregunte a mi hermana Altagracia si conocía a un hombrecillo misterioso que se sienta en una banca junto a un arbusto frondoso en medio del pasillo estrecho que da atrás de la catedral, inmediatamente mi sobrina Pascualita me dijo en voz baja:

-Tío te refieresal viejo que siempre está sentado en una banca junto al arbusto frondoso que está en medio del pasillo estrecho que da atrás de la catedral Doña Ramona, y siempre lleva puesto ese abrigo horroroso de piel muy desgastado, y su mirada fija a un cuadernillo viejo con muchos números.-

-Sí, hija es él, me refiero a ese hombre-

-Ese hombre como tú lo llamas, tiene más o menos como un añoque llegó a Xitzicalco-.

-Pascualita, ¿Tú sabes cómo se llama?

-No tío, desde el primer día que se le vio aquí en Xitzicalco, nunca se le ha visto platicar con alguien, por lo cual se desconoce su nombre, además es muy raro, siempre está mirando su cuadernillo y escribiendo un montonal de números.
- Sí, eso es verdad hoy me senté cerca de él y por nada del mundo distrae su mirada aotra parte, siempre tiene la mirada fija en lo que escribe pareciera que es muy importante para él, todos esos números y formulas raras que escribe.

-Tío, ¿Crees qué este loco?

-No lo sé Pascualita, pero si te puedo asegurar que el está consciente de lo que escribe y que algo muy malo está tramando.

En voz baja murmuré – qué estará planeando el extraño- me quedé pensando unosinstantes –tengo que averiguar que se trae en manos ese tipo, antes de que regrese a mi trabajo a Xitzilapango.

La mañana siguiente me levante muy temprano, me di un baño de espuma para relajarme, me afeite como es costumbre, tome un pantaloncillo café y una camisa a cuadros color crema, me puse mis calcetas y mis zapatos puntiagudos de la suerte color arena, me hice un peinado diferente, me vi en el...
tracking img