Cuento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (388 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
REBELION EN LA BALSA

Cuando el balsero diose cuenta todo fue tan rápido, los forcejeos, el arameo injurioso que escuchaba acompañaba a la sedición; pensó en un amotinamiento, enseguida buscocensar en la confusión, en vano, no pudo lograr nada, debía someterlo primero. El tiempo infinito balseando, sus pies macizos y desnudos, arraigados a la balsa como uno solo, sentía su cuerpoinclinarse, retomar; en el revuelto la capucha se le tiró para atrás. Sentía una fuerza descomunal, decidida . El rebelde vio con rabia a los otros, sentados seguían sus movimientos , sin sorpresa, pensaban,querían terminase. No quisieron sublevarse. Los brazos de C. (como le dicen al balsero), fuertes sin soltar el remo giraron violentamente para ganar la inercia que lo empujaba. El chasquido de J.(como conocen al rebelde) en el agua tranquilizó al balsero que jadeaba. No había tenido esos traspiés por mucho, su mente no alcanzaba cuánto, la noción del tiempo era una cosa en desuso para laeternidad que sentía trabajado. El tiempo sólo sirve para desesperarse, sólo eso recordaba. Trato, con las dos manos de enfilar su remo en lo alto para ultimar al rebelde que flotaba y parecía noalejarse; desistió del cometido, pensó de todas formas estaba muerto.

C. enderezó la balsa en el camino que por tanto recorría en el Estigia; notó que el rebelde se movía hacia la orilla de la cual él sealejaba. Ya no le importó. Él no se encargaba de perseguir a las almas.

J. el rebelde, ganó la orilla. La guardiana encargada de embarcar ya no estaba. Debía aprovechar, deambuló por la caverna ysus galerías hacia la salida, cuando al fin la encontró, la luz aún no lo dañaba, era el tercer día de su escape , muy poco tiempo en penumbras.

Para Caronte eran tantos de rostros transportados, yano miraba nadie ni le interesaba nadie. Por eso permanecía escondido en la penumbra de su capuz, desde esa sombra impenetrable ya ni los ojos atendían al camino; lo sentía y lo calculaba como un...
tracking img