Cuento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2739 palabras )
  • Descarga(s) : 52
  • Publicado : 3 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Realmente no tengo recuerdos de que me impulsó a adentrarme en tan larga aventura, lo único que sé con certeza es que era lo que más anhelaba. El camino no me fue nada fácil y tuve que ingeniármelas para no hacer caso a los escépticos que gustaban de repetirme una y otra vez que no conseguiría lo que planeaba, yo simplemente me propuse no escucharlos, darme la vuelta y caminar hacia arriba.
Notengo tampoco mucha memoria sobre cómo era mi vida antes de que decidiera emprender este gran viaje, tal vez , o tal vez sea algo así decisión inconsciente el haber anulado toda esa parte de la historia, lo desconozco.
Alicia fue el nombre que me dieron al nacer, era bastante común para mí, nunca representó ni un poco toda la magia en la que yo vivía, pero lo acepté y supe siempre que tendríaque cambiar por mí misma todos los nombres y situaciones comunes, así decidí partir, con un destino claro y un camino muy incierto.
Salí de casa armada con una mochila al hombro, ¡pero no se asusten ahí llevaba todo lo necesario para enfrentarme la adversidad!… un peine, un libro y unos tenis por si mis zapatos se cansaban.
Estaba tan decidida que no me importó lo que se quedaba atrás, excepto porunas cuantas personas a las que me dolió dejar, todo lo demás yo sabía que tenía que sacrificarlo si quería alcanzar mi objetivo.
Llegué a un pequeño pueblo después de haber caminado unas 16 horas. Tenía sed, así que entré a una tienda y le pregunté al encargado si por casualidad tenía agua mineral, lloré al ver lo que me ofrecido para tomar, era como una de broma de mal gusto, salí corriendo ydeseé nunca haber estado ahí. Parecía que en ese lugar la gente no conocía la amabilidad.
De pronto tuve una sensación muy extraña, tenía tanta rabia, que corrí por las calles arrancando pedazos de su mundo azul, pero ¡claro! había llegado a un mundo azul de papel, era lo más gracioso que había visto hasta entonces, había estado tan concentrada en mi pensamiento que no noté en donde estaba. Sentítanta curiosidad que de un par de zancadas llegué un riachuelo en el que la gente se transportaba en pequeñas balsas de papel. A nadie parecía importarle mi situación, todos estaban tan inmersos en su propia mente que nadie prestaba atención ni a mí ni a mi asombro, ni a mi enojo.
Me sentí entonces, tan distinta a todos, tan fuera de lugar, incluso estaba apenada y con mi mejor gesto de furiafui a tirarme a la banqueta más cercana. Llegué en medio de un brinco y la rompí, es que era yo tan pesada, y mientras meditaba cómo reparar el daño, la gente del pueblo se acercaba a mí, con sus movimientos torpes, no eran nada más que origami pero se veían tan molestos que no supe lo que iba a pasar.
- Deténgase, no ha sido mi culpa- prometía yo.
Pero ellos no dudaron en dar un pasoadelante, y con cada uno se veían más furiosos.
-Ahhhhhhhh!!!!!!!!!, de verdad todo ha sido una confusión, yo sólo estoy de paso, y verán que aunque no han sido muy cálidos conmigo, nunca tuve la intención de destruir su banqueta, sólo quería sentarme a descansar un momento.
De repente todo tuvo sentido, supe que ellos no podían venderme agua porque eso hubiera sido una catástrofe en aquel pequeñolugar, se trataba de la mayor amenaza a su comunidad, una simple gota causaría estragos en la tinta y remojaría el papel.
No sé si fue compasión o lástima pero todos regresaron a sus ocupaciones y me permitieron quedarme ahí siempre y cuando prometiera sentarme únicamente sobre el hormigón, digo, sobre el papel ilustración.
Pero todo me salía tan mal, yo nunca tuve intención de causar daño y ademásde la banqueta rota, mis zapatos ya habían dejado su sucia huella por toda la calle, me sentí tan impotente de no poder estar en paz, de no poder convivir de la misma callada manera en qué lo hacían los demás.
Me llevé las manos a la cara y comencé a llorar, nada raro, pues hasta entonces había sido mi carta fuerte para resolver las cosas. De un suspiro o dos toda la altanería se me resbaló, y...
tracking img