Dasda dasda da

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1272 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Rastamannetti: El extraño caso en que el inspector Rastamannetti descubre que su jefe actual comisario Joseche B. Uforo, antiguo subordinado suyo, es el autor del crimen de un muerto acuchillado arriba de una farmacia y se da cuenta por que la herida tenia cenizas y el no le dijo nada al inspector y, y el comisario se deschavo solito.
 
Alexis no había muerto por causas naturales, sino quenaturalmente se había muerto después que le clavaran un cuchillo en el pecho. Este señor vivía en un segundo piso de una farmacia. Como en la farmacia funcionaba también una herboristería, siempre había olor a hierbas secas, canela, eucalipto y lavanda, por lo que el olor a muerto recien se empezó a notar a la semana de su presunta muerte. Y decimos "presunta" porque realmente nadie podía asegurar quese hubiera muerto de la cuchillada, de tan descompuesto que estaba el cuerpo cuando lo encontraron. El inspector Rastamannetti, que había sido alguna vez comisario pero por un problema de drogas había vuelto a ser un peón policial, sostenía que todo era una farsa. Según él, la posición del cuerpo no era natural para una persona que se muere de un cuchillazo. Y la verdad es que tenia razón, elcuerpo había sido encontrado en una pose muy extraña "'Decubito dorsalis', había anotado el ex comisario en su libreta amarilla. El inspector Rastamannetti no sabía latín, pero había visto muchas películas de hollywood. Y estaba seguro que todo esto era una puesta en escena. El primer testigo al cual llamo el inspector fue obviamente al farmacéutico, Markus Wagner. La hipótesis que manejaba elinspector era que no era posible no oler un cadáver en descomposición por más olor a sahumerio que hubiera en la farmacia. El interrogatorio se llevo a cabo en la sala trasera de la farmacia. El farmacéutico, un hombre obsesivamente obeso y transpirado, no estaba muy tranquilo. El inspector lo dejo registrado en su libreta amarilla: “Gordis Caudimorix" Lo cual según el y sus burdos conocimientos delatín, señalaba la obesidad del farmacéutico junto con su nerviosismo sudorífero. Lo único que llamo la atención del inspector fue que cuando le pregunto distraídamente cómo andaba el negocio de las hierbas, el farmacéutico tartamudeo levemente y miró hacia el ventiluz que estaba en la esquina superior izquierda de la pared, casi oculto tras una repisa. El inspector lo saludo secamente, y subiórápidamente hacia el piso donde todavía estaba el muerto acuchillado Lanzando varios improperios al forense Roberto Lukbidez que todavía no se había decidido a sacar el cuchillo del muerto mientras rascaba su alisado bigote, se puso a investigar la habitación detalladamente era una habitación casi cuadrada, no muy alta una pequeña ventana daba hacia la terraza, pero estaba enrejada y no había posibilidadde que alguien hubiera entrado o salido por allí las paredes de la habitación mostraban manchas de humedad variadas y de diversa antigüedad de hecho su altura era menor a 80 centímetros, y estaba al ras del suelo el inspector intentó abrirlo, pero estaba trabado iba a forzarlo con un destornillador cuando de repente el forense Lukbidez lo llamó, había sacado el cuchillo del muerto pero al parecerhabía dos problemas en lugar de sangre coagulada, solo había cenizas en la herida y su bigote se había desarreglado.
El inspector volvió a la camisería echando maldiciones. No tanto porque no tuviera idea de quien podía ser el asesino, sino porque no recordaba como se escribía "ceniza" en latín. "Cynderis hierictis", había anotado en su libreta amarilla, pero no estaba seguro. Para colmo demales, el actual comisario Joseche B. Uforo, era un ex subordinado suyo con el cual nunca había congeniado, y él sí sabía latín y a este comisario siempre le gustaba husmear por la libreta amarilla del inspector Rastamannetti.
Joseche B. lo recibió con la misma cara de despreocupado de siempre. No importaba si habían matado a alguien o habían robado una joyería o a alguna jubilada del barrio le...
tracking img