De la teoría geocéntrica a la heliocéntrica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1040 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
De la teoría geocéntrica a la heliocéntrica

Josué se dirigió al Señor y, en presencia del pueblo, gritó: “¡Sol, deténte en Gabaón! ¡Y tú, luna, en el valle de Ayalón!”. Y el sol se detuvo, y la luna se paró, mientras el pueblo castigaba a sus enemigos. Estas palabras del Libro de Josué bastaron para que la gente creyera durante muchos años que el sol daba vueltas alrededor de la Tierra. Talcreencia, además de corroborar lo que uno percibía al mirar al cielo, tenía implicaciones teológicas importantes: Dios había situado al hombre, creado a su imagen y semejanza, en medio del universo. Se configuraba así una teoría que, por suponer a la Tierra en el mismo centro, fue denominada geocéntrica.

Hoy sabemos, sin embargo, que son los planetas los que giran alrededor del Sol. Alguien tuvo,pues, que dar el primer paso y decir a los teólogos que se estaban equivocando.

Si bien en la Grecia clásica alguna voz sugirió que el Sol podía encontrarse en el centro, lo cierto es que la teoría dominante fue la geocéntrica, con un planeta formado por cuatro elementos (tierra, agua, aire y fuego) y un cielo, por el que se movían los astros, compuesto por un quinto elemento, laquintaesencia. Esta teoría geocéntrica fue la que explicó Ptolomeo en su Almagesto, en el siglo II d.C., y fue la que pervivió inmaculada hasta mediados del siglo XVI.

En 1543, el mismo año en que iba a morir, el sacerdote polaco Nicolás Copérnico publicaba su obra De revolutionibus orbium caelestium (“Sobre las revoluciones de las esferas celestes”). En el libro venía a decir que las cuentas de susobservaciones le cuadraban mejor si el Sol estaba en el centro y los planetas giraban en torno a él describiendo órbitas circulares. Pero como Copérnico no tenía ganas de abrir ninguna polémica, dejó escrito que su teoría, en caso de ser contraria a las Sagradas Escrituras, podría considerarse como mera hipótesis de trabajo para simplificar los cálculos; de hecho escribió que si las predicciones quederivan de una teoría concuerdan con la observación, no importa que la teoría sea falsa.

Copérnico daba así forma a una teoría que suponía al Sol en el centro del universo, por lo que fue denominada heliocéntrica, y está de más decir que no gustó ni a la Iglesia Católica ni a la Protestante de Martín Lutero.

A medida que transcurría el tiempo, la teoría heliocéntrica ganaba adeptos, mientras quealgunos astrónomos intentaban explicar los movimientos del cielo sin apartarse de los dictados de las Iglesias.

El danés Tycho Brahe (1546-1601), que no era precisamente un hombre religioso, supuso un sistema que se encontraba a caballo entre el geocéntrico y el heliocéntrico: los planetas, excepto la Tierra, daban vueltas alrededor del Sol, y el conjunto formado por éste y los planetas girabaen torno a la Tierra.

El alemán Johannes Kepler (1571-1630), ayudante y sucesor de Brahe en Praga, encontró errores en el sistema del danés y propuso otro más sencillo, que explicó en las dos primeras de sus tres famosas leyes: según la primera, los planetas describen órbitas elípticas alrededor del Sol, que ocupa uno de los focos de la elipse; la segunda ley dice que el segmento que tiene porextremos el Sol y el planeta barre áreas iguales en tiempos iguales, con lo que el movimiento del planeta es tanto más rápido cuanto más próximo se encuentra éste del Sol.

Galileo Galilei (Pisa, 1564-1642), quien no diseñó ningún sistema distinto de los anteriores, se adhirió a la teoría copernicana. Este hecho sorprende por varios motivos: en primer lugar, porque la teoría de Kepler se ajustamás a la realidad y Galileo no la desconocía, pues ambos, Kepler y Galileo, mantenían una comunicación epistolar; en segundo, porque Galileo disponía de los mejores instrumentos de observación de la época, los telescopios fabricados por él mismo.

La adhesión de Galileo al sistema de Copérnico le costó una condena por parte de la Iglesia en 1633. Tuvo que abjurar de sus ideas, aunque la...
tracking img