Definiciones criminologia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1706 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Antecedentes históricos generales

En  la época de Jesucristo, ya es Moisés quien sienta las primeras bases punitivas para el crimen, ya que hasta su venida, son muchas las formas en que el Derecho procuró satisfacer y restaurar la justicia herida por el crimen y el delito.

Hacia el año 30, ya se punía el mal, puesto que la Escritura Santa no constituía un Código Civil sistemáticamenteordenado, tampoco, el Código llamado Napoleón, no era un Código Penal; pero, proporcionaba gran número de preceptos, también diseminados en varios libros bíblicos, con los que era fácil formar un todo.
Entre crímenes y delitos bastante arcaicos, la diferencia no era siempre muy neta.
Una clasificación sumaria podía colocarlos a todos en cinco grandes categorías: los atentados contra la vida humana,donde se distingue perfectamente entre el homicidio voluntario y el homicidio por imprudencia; los golpes y heridas, cuya gravedad estaba cuidadosamente catalogada; los atentados a la familia y a la moral, considerados como particularmente graves en una sociedad donde la familia ocupaba el papel primordial, y cuya lista iba de los casamientos consanguíneos a las costumbres contra natura y a labestialidad, de la violación de una novia a la maldición pública de un hijo contra el padre; los daños a la propiedad ajena, considerados también como crímenes cuando se trataba de robo a mano armada, o cometido de noche, o empleo de pesas falseadas. En todas esos casos, los preceptos bíblicos y las decisiones de los rabíes revelaban mucho cuidado, sentido jurídico y espíritu de equidad. Por ejemplo,matar a un ladrón que entró de noche en la casa no era homicidio, pero sí lo era matarlo si se le sorprendía en pleno día, pues en este caso se le podía detener.
Pero de todas las categorías de crímenes, los más graves ante la Ley, los más irremisibles, eran los que se cometían contra la religión.
Lo que es natural, si se tiene en cuenta el carácter sagrado de todas las instituciones judías.Para el "Pueblo de Dios" no hay peor falta que rebelarse contra Dios; en un sentido es cometer un crimen muy próximo al que nuestras reglamentaciones laicas califican de atentado a la seguridad del Estado.
La represión de esas horrorosas faltas existió desde siempre en Israel, pues se castigaban con el Código de la Alianza. Pero debe reconocerse que en el curso de los siglos, la lista se habíaalargado considerablemente, y que, en los últimos tiempos, los doctores de la Ley, como especialistas, multiplicaron los casos en que podían cometerse esos crímenes.
De modo que era crimen la idolatría, practicar la magia, la necromancia y hasta la adivinación y la blasfemia. Se entiende por blasfemia, el hecho de invocar en vano el nombre sagrado. Violar el Sabat era también un crimen que merecía lamuerte; negarse a circuncidar a su hijo, o abstenerse de celebrar la Pascua eran delitos tan graves que el culpable tenía que ser proscrito.
En tiempos remotos, interdictos heredados de viejos "tabús" mandaban tratar como criminales a los que tenían relaciones con una mujer indispuesta. Pero en los tiempos recientes la tendencia de los sacerdotes y de los escribas era considerar como ateos yrebeldes a los que desobedecían las menores leyes eclesiásticas, sobre todo las que se referían al pago del impuesto del Templo y los diezmos. Está fuera de duda que en los momentos en que vivía Jesús, puesto que la influencia de los fariseos había aumentado mucho, el judío fiel - como se diría al  ciudadano judío - había de tener oportunidades de cometer crímenes y delitos en número considerable.
Aeste respecto, la represión era severa. Para todos los crímenes cometidos contra la religión, la única pena prevista era la muerte: por ese cargo indagaron a Nuestro Señor hasta lograr culparlo de una pretendida blasfemia por la cual lo condenaron. Lo mismo ocurría con otros muchos que la legislación moderna castiga menos pesadamente, por ejemplo, el adulterio.
De la misma manera, también...
tracking img