Desobediencia civil en argentina

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4506 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Henry Thoreau y compañía: de la teoría a la praxis
Durante el siglo XIX, Henry Thoreau era considerado por los críticos como una especie de nihilista a quien la mera idea de deberle obediencia al estado causaba repugnancia (Thoreau 1980a:491). A finales del XX, la mayor autoridad del gobierno de los EEUU situaba a Thoreau en la mejor tradición de la ciudadanía norteamericana, añadiendo que antela injusticia no podemos olvidar sus lecciones acerca del poder de la desobediencia civil y su superioridad moral sobre la violencia (Clinton 1998). Todo un cambio al que tampoco hemos sido ajenos por aquí, donde revistas de gran tirada describen a Thoreau en términos entusiastas como "representante de un individualismo indómito y radical" (Pujol 1997) y "uno de los primeros insumisos fiscales dela historia" (Iturbe 1999).
La esclavitud, la constitución y la soberanía 
La mención a Hoar es ilustrativa del ambiente social de la época. Samuel Hoar era un prohombre de Concord que fue enviado por el gobernador del estado de Massachusetts a Charleston, el más importante puerto del sur esclavista, para protestar por el tratamiento allí dispensado a los marineros negros de los barcosprocedentes de Massachusetts. Hoar, que pretendía investigar la constitucionalidad de que, por ejemplo, los marineros negros fueran encarcelados hasta que el barco se hiciera de nuevo a la mar, fue expulsado de Charleston y obligado a abandonar primero Carolina del Sur por orden de su legislatura y luego, mediante amenazas, toda la investigación (cf. Thoreau 1992a:235n; 1985b:59n).
Poco después dela primera conferencia, el 13 de febrero, Alcott registra una conversación con Thoreau en casa de Emerson; según su diario, la conversación giró en torno a temas de estado. Alcott añade que Thoreau se encontraba en esas fechas preparando una conferencia sobre ese tema para el Liceo, y que entre otros temas tenía cosas que decir sobre el caso de Rhode Island. Este es otro caso que ilustra a laperfección la clase de problemas políticos que Thoreau tenía en mente al escribir su ensayo.
El llamado caso de Rhode Island (Luther vs. Borden) saltó a la luz cuando se inició una revuelta en ese pequeño estado de Nueva Inglaterra a propósito de la revisión de su constitución. La ley fundamental del estado se remontaba a la carta colonial de 1663. Dado su anacronismo, se intentó reformar la cartamediante el procedimiento instituido, pero los reformadores no tuvieron éxito. De ahí que, dirigidos por Thomas Dorr, un abogado de clase alta, convocaran una asamblea constituyente en 1841 con el objeto de redactar una nueva constitución. El gobierno instituido hizo otro tanto. En el subsiguiente referendum salió elegida la versión de Dorr, pero su partido no pudo tomar el poder. Hacia finales de1842, los votantes aprobaron otra constitución tan liberal como la de Dorr, con lo que la crispación se redujo considerablemente, pero un seguidor de Dorr, Martin Luther, denunció a un tal Luther M. Borden y a otros milicianos estatales por allanamiento de morada cuando éstos actuaban bajo la ley marcial impuesta por el gobierno establecido. Esta acción judicial planteaba la cuestión de cuál delos dos documentos, la vieja carta o la constitución de Dorr, era más legítimo (Baxter 1984:445).
El caso alcanzó el tribunal supremo en enero de 1848, un mes antes de la conversación de Thoreau con Alcott. Daniel Webster abogó en defensa de Borden y del gobierno establecido. Benjamin F. Hallett, el letrado defensor de Luther y el gobierno Dorrita, sostuvo que el pueblo de Rhode Island, de lamisma manera que los colonos en la revolución americana, se había reunido en asamblea y actuado con capacidad soberana para adoptar una constitución más democrática; por consiguiente, el gobierno establecido había sido superado por un nuevo marco y carecía de autoridad para declarar la ley marcial (Remini 1997:640). En respuesta a este argumento, Webster no negó que la soberanía popular fuese el...
tracking img