Discurso dia del maestro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (647 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ante la reciente partida de nuestro amado colega, don Tito, a quien le hubiéramos tenido que decir, en la cara, mirándolo de frente a los ojos ( a pesar de nuestra ridículo pudor, y su seguravergüenza), le hubiéramos tenido que decir todo lo que lo apreciábamos, todo lo que admirábamos de él, todo lo que aprendimos de él, tuve la necesidad de escribir, acerca de los verdaderos valores que debemoscultivar, y la excelente oportunidad que tenemos como docentes de tener a nuestro cargo la formación de estos pequeños que están dependiendo de nosotros, sus adultos, uno de sus más cercanos seres enesta vida. Tomo del Dr. Cury, un psicoanalista especializado en educación, algunas premisas de su fabulosos libro:”Padres brillantes, profesores fascinantes” y de cuya lectura extraje reflexionesacerca de cuánto todavía nos falta por aprender, cuánto todavía, tenemos para ofrecer a nuestros niños y cuánto y en qué medida dependen de nosotros.
En momentos donde la escuela tiene la enormetarea de contener socialmente al niño, de organizar sus hogares, yo rescato de mi propia experiencia en la vida, de esto que me tocó vivir, y que hoy traslado, inconcientemente, a mis días: tuve lagracia de poder formarme en una Facultad, teniendo siempre junto a mí, sin dejarse ver, pero con esa invisible elocuencia de su apoyo incondicional, a las personas señeras de mi formación, mis adultosen la vida.
Transcurrido el tiempo, habiendo yo caminado por escuelas públicas y privadas 21 años, me toca elegir, por avatares de la vida, una escuela destino difícil, con niños marginados, conproblemas sociales, con vidas de riesgo. Puesto que la colega que me aconsejó que allí había disponibilidad de horas olvidó decirme (lo recordó tiempo después) que era un contexto diferente…tuve quedarme cuenta por mí misma. Estoy más que satisfecha.
La primer semana quise llorar, la segunda semana tuve que detenerme para darles el cereal, y observé que una niña no comía, y ya que la...
tracking img