Discurso manlio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1792 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 28 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
DISCURSO PRONUNCIADO POR EL PRESIDENTE DEL INSTITUTO BELISARIO DOMÍNGUEZ, SENADOR MANLIO FABIO BELTRONES RIVERA

Sesión Solemne de la entrega de la Medalla de Honor Belisario Domínguez 2009 al C. Antonio Ortiz Mena

Señor Senador Carlos Navarrete, Presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República; ciudadano Felipe Calderón Hinojosa, Presidente Constitucional de los Estados UnidosMexicanos; ciudadano Guillermo Ortiz Mayagoitia, Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; Diputado Francisco Ramírez Acuña, Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados; señor Senador Gustavo Enrique Madero Muñoz, Presidente de la Junta de Coordinación Política de este Senado; señor Gobernador del Estado de Chihuahua; señor Gobernador del Banco de México; señorespresidentes municipales que nos acompañan; señor Miguel Ángel Granados Chapa, Medalla “Belisario Domínguez” 2008; distinguidos familiares de Don Antonio Ortiz Mena; señoras senadoras; señores senadores; señores diputados; señoras y señores:

Hubo una vez un tiempo en que México pudo crecen con justicia social y visión de futuro. Hubo una vez que nuestro país creció por 12 años a tasas sostenidas del6.5% con el nivel de inflación más bajo de Latinoamérica y un incremento al salario real de un 6.4%.

En ese tiempo, sin importantes ingresos, producto del petróleo, se logró soberanía alimentaria y crecimiento industrial. Fue un tiempo en que México diseñó y ejecutó un original y exitoso modelo de desarrollo acorde al proyecto social de la Constitución de 1917 y a la función histórica del Estadomexicano en la construcción de las instituciones nacionales, tiempo de obra colectiva, conducida por mexicanos de gran estatura que se formaron en las instituciones educativas del Estado mexicano en medio de un conflicto armado mundial.

Un tiempo que fue conocido como el milagro mexicano, nacido del talento hacendario y el compromiso social de Don Antonio Ortiz Mena, un abogado firme y prudente,pero sobre todo un humanista que sabía que para servir a México es esencial conocer los problemas y anhelos del

pueblo e identificar lo que es posible y lo que no lo es. Mexicano excepcional, tuvo talento, sensibilidad y preparación para ver al mundo en la postguerra y la Guerra Fría, ver el mundo de las dictaduras y el estatismo de aquel tiempo, y definir un modelo muy mexicano de desarrolloestabilizador, sustentado en la intervención responsable del Estado en sectores estratégicos, todos ellos necesitados de impulso.

Una política industrial apoyada en la sustitución de importaciones y la demanda del mercado interno, un modelo en el que hubo la prudencia de separar las decisiones de política hacendaria de las veleidades del poder presidencial. Con congruencia y honestidadintelectual concibió la política económica como un instrumento para el desarrollo y para invertir en la sociedad.

Como declaró años después, no tenía compromiso ideológico, podía ser keynesiano y monetarista, según el caso, según las necesidades y los principios éticos y de servicio público que siempre, siempre guiaron su ilustrado pragmatismo. Era un hombre de estado, un hombre de estado que supoestar por encima de intereses transitorios, y nunca calló en la tentación de cultivar aspiraciones políticas personales, porque su amplio horizonte estaba primero en elevar el progreso de México a niveles superiores de bienestar y madurez política.

Hoy a más de dos años de su desaparición física el Senado de la República cumple un deber histórico al honrar la figura excepcional de Don AntonioOrtiz Mena con la entrega póstuma de la Medalla Belisario Domínguez. Con ello vinculamos ante la historia a dos mexicanos eminentes: el heroico demócrata que murió sacrificado por la intolerancia, y el servidor público ejemplar que elevó a México a niveles de desarrollo que no tuvieron precedente ni han tenido después seguimiento alguno.

Así como el México que soñó Belisario Domínguez, era un...
tracking img