Discurso sobre el metodo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2648 palabras )
  • Descarga(s) : 10
  • Publicado : 21 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Primera parte

Aquí se hallaran diversas consideraciones acerca de las ciencias.

El buen sentido es la cosa mejor repartida del mundo: se debe de tener poder de juzgar bien y distinguir lo verdadero de lo falso, nuestros pensamientos se encuentran conducidos por diversos caminos y no se consideran las mismas cosas, no es suficiente tener buen espíritu, lo principal es aplicarlo bien.
Laslenguas que se aprenden en la escuela son necesarias para entender los libros antiguos, las fábulas despiertan el espíritu, las acciones memorables de la historia lo elevan y que leídas con discreción ayudan a formar el juicio.

Cuando lees, es como mantener una comunicación con los espíritus más distinguidos de los siglos pasados que los han escrito y claro, puedes descubrir lo mejor de suspensamientos. La elocuencia posee poderes y bellezas incomparables, la poesia tiene delicadezas y dulzuras que arrebatan. La teología nos enseña a ganar el cielo, las matemáticas nos sirven para facilitar todas las artes y disminuir el trabajo de los hombres, la filosofía en tanto, nos proporciona los medios para hablar verosímilmente de todas las cosas y hacerce admirar por los menos sabios, lajurisprudencia, la medicina y demás ciencias traen honores y riquezas a los que las cultivan.

A Descartes le fascinaba estudiar todo esto, estimaba la elocuencia y estaba enamorado de la poesia y pensaba que ésta era don del espíritu más que de los frutos del estudio. En especial le gustaba las matemáticas por la certidumbre y evidencia de sus razones. Al llevar a cabo todo un estudio de lasdistintas áreas de la ciencia, (historia, matemáticas, filosofía, teología, etc.) decidió no estudiar más en relación a las ciencias que lo hicieran encontrarse a si mismo o en el gran libro del mundo. El resto de su juventud la dedicó en ver cortes y ejércitos, frecuentó personas de índole y condición diferentes, recolectó experiencias al ponerse a prueba a si mismo en las situaciones en que la fortunale deparaba y trataba de sacarle el mayor provecho a cada situación que se le presentaba.

Pensaba que podía hallar mucha más verdad en los razonamientos que hace cada uno en lo tocante a los asuntos que le importan y así pusiese aprender él a distinguir lo verdadero de lo falso para ver claramente sus actos y asi caminar con más seguridad en la vida.

Al consider las costubres de los demáshombres, apenas encontraba seguridad y advertía una diversidad de opiniones como antes las escuchaba de los filósofos. El mayor provecho que obtenía era que viendo muchas cosas que a nosotros nos parezcan raras y extravagantes no dejan de ser comúnmente aceptadas por otros grandes pueblos y aprendía a no creer en nada con demasiada firmeza.

Después de haber leído Descartes el libro del mundo,para tratar de adquirir alguna experiencia, tomó un día la resolución de estudiar en si mismo y de emplear todas las fuerzas de su espíritu para elegir los caminos que debía seguir.

Segunda parte

Aquí se hallaran las principales reglas del método que el autor ha buscado.

Acudió a Alemania que en aquella época se encontraba en guerra, pero por el invierno se detuvo en un pueblo dondepermaneció encerrado en una casa y no tuvo a nadie con quien pudiera platicar, se ensimismó en sus pensamientos y uno de ellos fue el considerar que a menudo no hay tanta perfección en las obras compuestas por muchas piezas y hechas por muchas manos de muchos maestros que aquellas en las que ha trabajado uno solo. Así vemos que las construcciones que ha comenzado un arquitecto suelen ser más bellas queaquellas en las que se ha tratado de reconstruir utilizando muros antiguos que habían sido creados con otros fines.

Pero no todo se puede destruir y construir nuevamente sobre las ruinas que deje lo destruido, claro que no, no sería verdaderamente razonable que un particular se forjara el propósito de reformar un Estado cambiándolo para enderezarlo; ni siquiera tampoco de reformar el cuerpo de...
tracking img