Dominus iesus

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1304 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Sem. Luis Palacios Rodríguez Dios revelado por Cristo
Reporte de Lectura
Pbro. Lic. Marco A. Rosales González 19 de abril de 2010

RATZINGER, Joseph., Congregación para la Doctrina de la Fe., “Dominus Iesus”., Declaración sobre la unicidad y la universalidad salvífica de Jesucristo y de la Iglesia., 6 de agosto de 2000.

Esta declaración sobre el Señor Jesús,manifiesta a detalle que la misión universal de la Iglesia nace del mandato de Jesucristo y se cumple en el curso de los siglos en la proclamación del misterio de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, y del misterio de la encarnación del Hijo, como evento de salvación para toda la humanidad. Con certeza es lo que profesamos en el Credo.
Nosotros como Iglesia, en el curso de los siglos, tenemospresente la invitación de proclamar y testimoniar con fidelidad el Evangelio de Jesús aún en medio de las otras profesiones de fe que existen en todo el mundo. Esto es a lo que se denomina diálogo interreligioso, donde todos los hombres y mujeres que son salvados participan, aunque en modos diferentes, del mismo misterio de salvación en Jesucristo por medio de su Espíritu.
Este es el objetivo deesta Declaración, sobre todo exponer la doctrina de la fe, puesto que el anuncio misionero de la Iglesia es puesto hoy en peligro por teorías de tipo relativista, que tratan de justificar el pluralismo religioso, no sólo de facto sino también de iure (o de principio). Todas estas teorías hunden sus raíces, en una naturaleza filosófica o teológica, que obstaculizan la inteligencia y la acogida de laverdad revelada.
Una de las propuestas para erradicar la mentalidad relativista es reiterar, ante todo, el carácter definitivo y completo de la revelación de Jesucristo. Debe ser, en efecto, firmemente creída la afirmación de que en el misterio de Jesucristo, el Hijo de Dios encarnado, se da la revelación de la plenitud de la verdad divina. Esta autorrevelación definitiva de Dios es el motivofundamental por el que la Iglesia es misionera por naturaleza. Ella no puede dejar de proclamar el Evangelio, es decir, la plenitud de la verdad que Dios nos ha dado a conocer sobre sí mismo.
Se menciona que la respuesta adecuada a la revelación de Dios es la obediencia de la fe por la que el hombre se confía libre y totalmente a Dios, prestando “a Dios revelador el homenaje del entendimiento y dela voluntad”, y asintiendo voluntariamente a la revelación hecha por Él. Obediencia que conduce a la acogida de la verdad de la revelación de Cristo, garantizada por Dios, quien es la Verdad misma; la fe es ante todo una adhesión personal del hombre a Dios; es al mismo tiempo e inseparablemente el asentimiento libre a toda la verdad que Dios ha revelado.
Debe ser, en efecto, firmemente creída ladoctrina de fe que proclama que Jesús de Nazaret, hijo de María, y solamente él, es el Hijo y Verbo del Padre. El Verbo, que estaba en el principio con Dios, es el mismo que se hizo carne, se anonadó para redimirnos. Por tanto, es contrario a la fe católica introducir una separación entre la acción salvífica del Logos en cuanto tal, y la del Verbo hecho carne. Con la encarnación, todas lasacciones salvíficas del Verbo de Dios, se hacen siempre en unión con la naturaleza humana que él ha asumido para la salvación de todos los hombres. El único sujeto que obra en las dos naturalezas, divina y humana, es la única persona del Verbo.
Otra afirmación importante es que debe ser firmemente creída la doctrina de fe sobre la unicidad de la economía salvífica querida por Dios Uno y Trino, cuyafuente y centro es el misterio de la encarnación del Verbo, mediador de la gracia divina en el plan de la creación y de la redención. Teniendo que cuenta que influye también es este proceso redentor la colaboración del Espíritu Santo.
Así, un dato perenne de la fe de la Iglesia es la proclamación de Jesucristo, Hijo de Dios, Señor y único salvador, que en su evento de encarnación, muerte y...
tracking img