Don alvaro o la fuerza del sino (obra)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 91 (22567 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Don Álvaro o la fuerza del sino

DRAMA ORIGINAL EN CINCO JORNADAS, Y EN PROSA Y VERSO

AL EXCMO. SR. D. ANTONIO ALCALÁ GALIANO en prueba de constante y leal amistad en próspera y adversa fortuna.

ÁNGEL DE SAAVEDRA, DUQUE DE RIVAS

PERSONAS

DON ÁLVARO. UN CAPELLÁN DE REGIMIENTO.
EL MARQUÉS DE CALATRAVA. UN ALCALDE.
DON CARLOS DE VARGAS, su hijo. UN ESTUDIANTE.
DON ALFONSO DEVARGAS, ídem. MESONERO.
DOÑA LEONOR, ídem. LA MOZA DEL MESÓN.
CURRA, criada. EL TÍO TRABUCO, arriero.
PRECIOSILLA, gitana. EL TÍO PACO, aguador.
UN CANÓNIGO. EL CAPITÁN PREBOSTE.
EL PADRE GUARDIÁN DEL UN SARGENTO.
CONVENTO DE LOS ÁNGELES. UN ORDENANZA A CABALLO.
EL HERMANO MELITÓN, portero del mismo. SOLDADOS ESPAÑOLES,
ARRIEROS, LUGAREÑOS Y
PEDRAZA Y OTROS OFICIALES. LUGAREÑAS.
UN CIRUJANODE EJÉRCITO.

Jornada primera

La escena es en Sevilla y sus alrededores

La escena representa la entrada del antiguo puente de barcas de Triana, el que estará practicable a la derecha. En primer término al mismo lado un aguaducho, o barraca de tablas y lonas, con un letrero que diga: Agua de Tomares: dentro habrá un mostrador rústico con cuatro grandes cántaros, macetas de flores, vasos,un anafre con una cafetera de hoja de lata, y una bandeja con azucarrillos. Delante del aguaducho habrá bancos de pino. Al fondo se descubrirá de lejos parte del arrabal de Triana, la huerta de los Remedios con sus altos cipreses, el río y varios barcos en él, con flámulas y gallardetes. A la izquierda se verá en lontananza la alameda. Varios habitantes de Sevilla cruzarán en todas direccionesdurante la escena. El cielo demostrará el ponerse el sol en una tarde de julio, y al descorrerse el telón aparecerán: EL TÍO PACO, detrás del mostrador en mangas de camisa; EL OFICIAL, bebiendo un vaso de agua, y de pie, PRECIOSILLA a su lado templando una guitarra; EL MAJO y los DOS HABITANTES DE SEVILLA, sentados en los bancos

ESCENA PRIMERA

OFICIAL. Vamos, Preciosilla, cántanos la rondeña.Pronto, pronto: ya está bien templada.

PRECIOSILLA. Señorito, no sea su merced tan súpito. Déme antes esa mano, y le diré la buenaventura.

OFICIAL. Quita, que no quiero zalamerías. Aunque efectivamente tuvieras la habilidad de decirme lo que me ha de suceder, no quisiera oírtelo... Sí, casi siempre conviene el ignorarlo.

MAJO. (Levantándose.) Pues yo quiero que me diga labuenaventura esta prenda. He aquí mi mano.

PRECIOSILLA. Retira usted allá esa porquería... Jesús, ni verla quiero, no sea que se encele aquella niña de los ojos grandes.

MAJO.(Sentándose.) ¡Qué se ha de encelar de ti, pendón!

PRECIOSILLA. Vaya, saleroso, no se cargue usted de estera, convídeme a alguna cosita.

MAJO. Tío Paco, déle usted un vaso de agua a esta criatura, por micuenta.

PRECIOSILLA. ¿Y con panal?

OFICIAL. Sí, y después que te refresques el garguero y que te endulces la boca, nos cantarás las corraleras. (El aguador sirve un vaso de agua con panal a Preciosilla, y el Oficial se sienta junto al Majo.)

HABITANTE 1º. Hola; aquí viene el señor canónigo.

ESCENA II

CANÓNIGO. Buenas tardes, caballeros.

HABITANTE 2º. Temíamos no tenerla dicha de ver a su merced esta tarde, señor canónigo.

CANÓNIGO. (Sentándose y limpiándose el sudor.) ¿Qué persona de buen gusto, viviendo en Sevilla, puede dejar de venir todas las tardes de verano a beber la deliciosa agua de Tomares, que con tanta limpieza y pulcritud nos da el tío Paco, y a ver un ratito este puente de Triana, que es lo mejor del mundo?

HABITANTE 1º. Como ya seestá poniendo el sol...

CANÓNIGO. Tío Paco, un vasito de la fresca.

TÍO PACO. Está usía muy sudado; en descansando un poquito le daré el refrigerio.

MAJO. Dale a su señoría el agua templada.

CANÓNIGO. No, que hace mucho calor.

MAJO. Pues yo templada la he bebido, para tener el pecho suave, y poder entonar el rosario por el barrio de la Borcinería, que a mí me toca...
tracking img