Don pelayo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2557 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
DON PELAYO
Don Pelayo es uno de los personajes más enigmáticos de nuestro pasado.
A su reconocido papel al frente de la resistencia cristiana en contra del dominio musulmán, se le opone un desconocimiento prácticamente total sobre su trayectoria, que ha llegado a nuestros días enturbiada por la manipulación posterior que las Crónicas hicieron de su figura, hasta convertirla en el origenlegendario de la Reconquista.
Pero de lo que no cabe duda, es que es uno de los personajes clave (junto con el Cid Campeador) en la Reconquista.
1. LA LEYENDA

Según la leyenda, Pelayo era un noble visigodo, hijo del duque Favila. Debido a las intrigas entre la nobleza visigoda, el rey Witiza conspiró para asesinar a su padre. Pelayo huyó a Asturias, donde tenía amigos o familia. Posteriormente,al sentirse inseguro en la Península, marchó como peregrino a Jerusalén. Allí permaneció hasta la muerte de Witiza y entronización de Rodrigo, del que era partidario. Con éste, ocupó el cargo de espatario o guardia del rey y como tal, combatió en la batalla de Guadalete. Una de las tradiciones nos narra que tras la batalla, primero se refugió en Toledo, donde el arzobispo Urbano le confió lassagradas reliquias traídas de Jerusalén por los peregrinos (entre las que se encontraba el lignum crucis, la vestidura entregada por la Virgen a San Idelfonso), para que las salvara del avance musulmán. Otros aseguran que también se encontraba el tesoro del rey visigodo.
En Gijón (Asturias), se encontraba como gobernador Munuza, el cual se encaprichó de Adosinda, hermana de Pelayo, con la cualse casaría a la fuerza sin la aprobación de Pelayo. Esto le llevaría a liderar una primera y fallida revuelta, en la que se caería preso y sería enviado a Córdoba. Sin embargo, consiguió escapar y volver a Asturias, donde encabezó una segunda sublevación, refugiándose en las montañas de Covadonga y Cangas de Onís, donde se mantendría la resistencia. Fue en esta época cuando Don Pelayo sería alzadosobre un escudo, erigiéndose como rey.
Munuza envió un destacamento dirigidos por el general Al Qama para someter a los sublevados, con ellos iría el witizano traidor, el obispo Don Opas, quien trataría de hacer de intermediario para Pelayo se rindiese sin luchar, a lo que este se negaría rotundamente. Como claramente muestra un fragmento de la Crónica Albedense:
"No quiero amistad con lossarracenos, ni sujetarme a su imperio; porque, ¿no sabes tú que la Iglesia de Dios se compara a la luna, que estando eclipsada vuelve a su plenitud? Confiamos, pues, en la misericordia de Dios, que de este monte que ves saldrá la salud a España. Tú y tus hermanos, con Julián, ministro de Satanás, determinasteis entregar a esas gentes el reino de los godos; pero nosotros, teniendo por abogado ante DiosPadre a nuestro Señor Jesucristo, despreciamos a esa multitud de paganos, en cuyo nombre vienes, y por la intercesión de la Madre de Dios, que es Madre de misericordia, creemos que esta reducida gente de 105 godos ha de crecer y aumentar tanto como semillas salen de un pequeñísimo grano de mostaza."
Después de esta declaración, Don Opas retornó al campamento musulmán y les incitó a que lucharanpues no conseguirían su rendición de ningún otro modo. Es entonces cuando tendría lugar la batalla de Covadonga. Cuenta la tradición que antes de la batalla se le apareció en el cielo a Pelayo una cruz roja brillante y don Pelayo construyó una cruz con dos palos de roble y la enarboló por estandarte. Otros dicen que, como el rojo pendón de los godos hubiese desaparecido en el Guadalete, unermitaño de vida ejemplar, que habitaba la Cueva de Santa María, puso en manos de Pelayo una cruz de roble, diciéndole: " He aquí la señal de la victoria." Sea cierta una cosa u otra; el hecho es que Pelayo tomó la cruz por enseña contra los moros alzándola sobre el campo de batalla en el que se situaban los musulmanes. Siendo certeras las piedras que les lanzaron y contando con el viento que volvía...
tracking img