Dualismo rene descartes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1749 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El hombre como la unión sustancial entre cuerpo y alma

Nos encontramos frente a la concepción dualista del hombre, según René Descartes, filosofo, matemático y científico francés del siglo XVI, quien nos ofrece en muchas de sus obras una reflexión crítica del individuo en relación con el mundo. Ahora bien, intentare dar un horizonte a lo anterior, de una forma consecuente que permitacomprender y desglosar adecuadamente las conjeturas que toma nuestro autor para llegar a esta concepción y develación del hombre.
Inicialmente el filósofo francés, en su primer obra, discurso del método, tras la búsqueda de un camino que dirija adecuadamente la razón; apela a la deconstrucción de la tradición y el humanismo, pues duda de la efectividad de las ciencias y la educación clásica, comorégimen dirigido al buen sentido y la razón, ya que, como declara el mismo, su amplia formación científica no hizo otra cosa que precipitarlo en dudas y errores, de manera que persuadido en hallar mayor verdad en el “libro del mundo” se opone a la escolástica y pasa a fundamentar el conocimiento en la pura razón autónoma.
A partir de allí se desmonta de todos sus cimientos y pasa a instaurar unmétodo apoyado en cuatro leyes, estas son: 1)solo admitir por verdadero aquello que se presente de una forma clara 2) se debe dividir las dificultades o cuestiones en tantas partes cuanto sea necesario para llegar a una conclusión 3) se deben conducir con orden los pensamientos , ir de cosas simples a complejas 4) finalmente se ha de hacer enumeraciones y revisiones tan amplias que permitan estar segurode no omitir nada. Establecido esto el francés se ve en la necesidad de adoptar una moral provisional que le permita guiarse en el mundo mientras somete a juicio de su razón todos los valores y opiniones que había llegado a adquirir durante su vida. Esta moral se compone de cuatro máximas que vendrán a convertirse en el exhorto que no admitirá que se extravié en el despoje de sus fundamentos;siendo acogido esto, declara descartes, ya le es posible liberarse de todas las demás opiniones.
Para entrar en la cuarta parte de su discurso, es pertinente remitirnos primero y traer a líneas las meditaciones metafísicas (publicadas cuatro años después) , pues estas acompañan fielmente las últimas secciones de su discurso, y realizan una reconstrucción que hace mas explicito y claro el orden delas reflexiones a las que se llegan alli.
En las dos primeras meditaciones, Descartes nos detalla que antes de iniciar su edificación, le es necesario eliminar todas las opiniones erradas que tenía, para iniciar nuevamente la construcción de ideas correctas y capaces de pasar el examen de los niveles de duda que se dispone a implantar. En un primer nivel ubica a los sentidos, pues aseguraque en ocasiones estos lo han engañado, por tanto al haber desembocado en el error al menos una vez, es razón suficiente para considerarles inútiles e inseguros, en el segundo pone al sueño, argumentando que es imposible diferir entre el sueño y la vigilia, al estar compuestos de los mismos elementos que imposibilitan su distinción, por ultimo sitúa al genio maligno, que se convierte en su recursometódico para radicalizar el examen del conocimiento, pues atestigua que posiblemente, este intervenga siempre en los pensamientos haciendo que nos equivoquemos y caigamos en el error.
Estas deliberaciones posibilitan que nuestro autor se sienta más propenso a la duda que a la certeza, por lo que deduce, que para ser engañado es necesario que exista, pues ya está visto que la existencia nodepende ni del cuerpo, ni del espíritu, ya que si se es capaz de reproducir pensamientos en sí mismo y se es engañado asiduamente por un genio maligno, es de la misma forma razonable que se exista, “no hay pues ninguna duda de que existo, si me engaña y engáñeme cuanto quiera, jamás podrá hacer que yo sea nada, en cuanto piense ser alguna cosa” (Descartes,2002,pag.155) consideración de donde...
tracking img