El abogado del diablo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3103 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL ABOGADO DEL DIABLO, ENTRE LA ETICA Y
LA SISTEMICA
Peter Sloterdijk
Deseo evocar aquí la figura dell abogado del diablo, con el fin de inscribir la situación actual de la filosofía moral en una perspectiva procedente de la historia de la moral y de la metafísica, o mejor dicho en una historia de las construcciones de la imagen del mundo determinada por la teología. Es indudable que elprincipio de la modernidad no ha acabado con estas construcciones sino que las ha interrumpido. Tendremos que demostrar que su significado era impedir, gracias a una sobreinterpretaciòn de la libertad humana, que conllevaba una sobrecarga moral del ser humano, que se volviera a incluir el mal de este mundo en el campo de las primeras causas divinas.
El problema principal de la filosofía moral, hoyen día, es la liberación del egotismo del Otro. Este fenómeno se conoce con el nombre de “propaganda para los derechos humanos”, una fórmula que ofrece la ventaja de ser generalmente aceptable, pero que tiene la desventaja de ocultar el sentido profundo, en términos sistémicos, del egotismo del Otro.
Los condenados de la tierra, es decir, aquellos que no tienen accedo a las delicias de esteestilo. Puesto que este egoísmo siempre ha sido el enemigo mayor de la filosofía moral occidental, una defensa de las necesidades egoístas del otro es, por fuerza, una forma moderna de lo que la tradición denominaba “el abogado del diablo”.
El papel del abogado del diablo
Ya sabemos que aquí la expresión “abogado del diablo” proviene del vocabulario de la curia romana, o para ser más exactos de supopularización. El advocatus diaboli es una figura, trasladada al lenguaje popular, del proceso de satisfacción, de beatificación que se celebra ante la congregación de los ritos del Vaticano. Tiene por modelo que llamamos el promotor fidei, cuya misión era realizar prueba de resistencia a los argumentos favorables a la santificación de un difunto, una función cuyo aspecto irónico se percibíacon mas fuerza, en las calles y plazas de Roma, entre los espectadores que no habían recibido formación teológica, que entre los protagonistas del proceso, proceso de la gravedad de la actuación. Los observadores transfirieron esta misma ironía al papel del que pleiteaba a favor, en calidad de advocatus Dei. Si añadimos a esto todo lo que sabemos de las opiniones populares acerca de los abogados,podemos formarnos una buena visión de los matices que pueden incluir estos calificativos.
Es evidente el interés que sin duda posee el diablo por impedir en la medida de lo posible nuevos accesos a la communio sanctorum, ya que, desde el punto de vista del contradictor, la multitud de aquellos que no puede corromper de ningún modo es ya demasiado grande. Para el, cada nueva admisión en la pandade testigos que se reúnen por encima de él no solo constituye un motivo de irritación, sino también un irresistible pretexto a las tentativas de subversión. El diablo quiere demostrar, siempre con buenos motivos, que los santos potenciales no eran verdaderos santos. Este interés no renuncia a la ironía, pues el agente del infierno, con sus negaciones y subversiones, siempre contribuye al fin y alcabo al éxito del adversario. Está condenado a ejercer este oficio mientras respete la prohibición de llevar el proceso mismo hasta la absurdidad, lo que conllevaría la desaparición, tanto de los verdaderos santos como de los santos aparentes.
Quizá se puede concluir que, al fin de cuentas, el diablo no resulta menos piadoso que el sacerdote que desempeña su papel en el proceso. La ironía deesta posición en la disputa reside en el hecho de que el promotor de la fe que hemos mencionado, el que desempeña el papel del detractor, tiene que ser un teólogo particularmente experimentado, condición imprescindible para que el trámite que tiene por objetivo constatar la dignidad de santo o de beato para un posible candidato desemboque en un resultado válido respecto al derecho canónico. Por...
tracking img