El alquimista

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1863 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL AQUIMISTA

Cuando comenzaba a oscurecer Santiago, un joven pastor, llegó con su rebaño a una iglesia abandonada, la cual se hallaba abandonada, con el techo derrumbado y con un enorme sicomoro el sacristía, Santiago decidió pasar la noche ahí, se quedo dormido, recostado sobre su chaqueta y usando du libro como almohada. Al amanecer Santiago, ya estaba despierto, había tenido el mismo elsueño que la semana pasada y otra vez se había despertado antes del final, comenzó a despertar a sus ovejas para continuar su viaje a Tarifa, allí vendería la lana de sus ovejas, a demás cambiaria su libro, compraría vino e iría donde una gitana que interpretaba los sueños.

Apenas llegó a tarifa fue donde aquella gitana, le contó que había soñado con un niño, el cual se acercaba a jugar con susovejas, luego lo cogía de la mano y lo llevaba hasta las pirámides de Egipto, diciéndole “ si vienes hasta aquí encontraras un tesoro” y cuando el niño le iba a señalar exactamente el lugar el se despertaba; la gitana acordó interpretarle el sueño, sólo si Santiago prometía darle la décima parte del tesoro, si lo llegase a encontrar, Santiago así lo hizo entonces la anciana le sugirió que vaya alas pirámides y busque ahí el tesoro.

Luego de aquella cita, hizo todo lo que tenía pendiente; luego se sentó en un banco de la plaza de Tarifa y comenzó de leer su nuevo, sin embargo un anciano lo interrumpió, incitándolo a que conversasen. El muchacho que al principio no quiso hablar con el, cambió de opinión cuando aquel anciano le dijo de que trataba el libro, más luego se desanimo deentablar una conversación con el ´pues le confeso que era Melquisedec rey de Salem, más cuando el muchacho quiso terminar la conversación, Melquisedec le pidió el 10 % de sus ovejas a cambio de ayudarlo a encontrar su tesoro, Santiago pensó que aquel anciano era esposo de la gitana y ambos habían confabulado para estafarlo; pero antes de que el muchacho pueda refutarle algo, Melquisedec comenzó aescribir sobre la arena la vida de Santiago incluso sus secretos mejor guardados.

Así Melquisedec logró que Santiago tomé en cuenta sus palabras, y comprendiese sus enseñanzas, que eran sencillas pero esenciales para encontrar su tesoro; Santiago logró comprender, que cuando la gente desea realmente algo todo el universo conspira para que su deseo se realice, Melquisedec le dejó esa enseñanza paraque no desista de cumplir su sueño por muy difícil que se torne la situación, Santiago convencido de que lograría hallar aquel tesoro vendió todas sus ovejas, le dio el 10% al anciano y partió hacia Africa.

Al llegar al puerto, Santiago se dirigió a un bar, ahí se cruzó con un compatriota, que aprovechándose de hablar la misma lengua que Santiago, estafo al muchacho, esa noche el muchacho lloróde impotencia, pues perdió todo su dinero, era un extraño en una tierra extraña y no hablaba el lenguaje de aquella tierra, el Árabe. Al día siguiente Santiago encontró trabajo en una tienda de cristales, en la cual se desempeñó tan bien que logró el progreso de aquel negocio, a la vez que el también pudo ahorrar dinero y hablar a l a perfección el árabe, después de un año de arduo trabajoSantiago contaba con un capital que le permitiría regresar a España, comprar un rebaño más grande que el anterior y volver a ser pastor, o podría embarcarse en una caravana hacia Egipto; Santiago sabía muy bien que si realmente deseaba hallar ese tesoro, todo el universo conspiraría para que su deseo se realice, así que decidió viajar a las pirámides de Egipto.

Se aventuró en un viaje, que implicabarecorrer todo el desierto, por lo cual se embarco en una caravana, en la cual se hizo muy amigo de un ingles, el cual quería ser un alquimista; y se dirigía hacia un oasis, que según le habían dicho ahí se hallaba un alquimista, al cual le pediría que lo aceptase como discípulo, fueron muchos días de viaje en los cuales Santiago se la pasaba admirando al desierto, mientras que el joven ingles...
tracking img