El amor verdadero

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2308 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El amor verdadero
Por C. H. Nicolás.
Un ser humano que posee  un cuerpo de carne y huesos también es sensible a las palabras, pasiones, y demás emociones, y sus órganos como el corazón generan amor. El propósito de mi discurso el día de hoy es para rememorar el verdadero significado del amor y su constante necesidad en nuestra vida y en particular para nuestra época. En la primera visita delSeñor Jesucristo sobre la tierra dijo de una importante profecía que deseo recalcar, y dice: 
“Y otra vez, por motivo de que abundará la iniquidad, el amor de muchos se enfriará; mas el que no fuere vencido, éste se salvará. (Mateo 1:30). Esto, el señor lo dijo entre el año 30 y 33 d.C.
Pero en el año 1831 d.C. dijo en otra revelación reciente: “Y el amor de los hombres se enfriará, y abundará lainiquidad”. (DyC 45:27).
Enfriar algo quiere decir  retirar calor. El frio solamente viene cuando la temperatura de un cuerpo se disminuye. En los dos casos de esas profecías el Señor puso en claro la causa por la cual el amor de la gente se enfriaría, y esa causa es la iniquidad. La iniquidad es el pecado. El pecado es la desobediencia consciente de los mandamientos de Dios. Y todos somosconscientes porque tenemos la luz de Cristo. La luz de Cristo es el conocimiento de lo bueno y lo malo, excepto, en aquellos que no pueden discernir.
Ciertamente la iniquidad es la que ha corrompido el verdadero significado del amor. ¿Qué es el amor? ¿Cuál es la fuente del verdadero amor? ¿Cómo podemos saber si amamos de la forma correcta? ¿Cómo podemos demostrar nuestro amor? ¿Cuál es la diferenciaentre una persona que ama a Dios y otra que no lo ama?
Mientras las demás personas malentiendan, podemos entender el significado del verdadero amor en los dos grandes mandamientos que pronunció el Salvador de manera sencilla:  
“ Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con toda tu mente. Éste es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante a éste:Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.  (Mateo 22: 37-39).
El amor es un profundo afecto y un atributo divino. Dios es la fuente del verdadero amor. Para saber amar  primero necesitamos amar a Dios a quien no hemos visto. Podemos  amarlo buscando conocer  sus mandamientos y vivirlos. El señor dijo: “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Juan 14:15).
Las personas que aman a Dios lo hacen porquereconocen que sin él no somos nada. Por el vivimos, por el existimos, por el morimos, por el comemos, por el respiramos, por el logramos progresar. Gracias a su amor que fue manifestado en la máxima y extraordinaria forma en la expiación de Su Hijo, podemos regresar a él si nos arrepentimos de nuestros pecados. 
La persona que ama a Dios reconoce que su identidad no fue creada de una forma extrañasi no de una forma única y conocida. Nosotros somos hijos de un Dios verdadero y viviente. Hemos sido creados a su imagen y semejanza. Su amor por nosotros no es una fantasía
inexistente sino real. El no provee de amor a sus hijos por medio de palabras o cosas imaginarias sino con hechos reales. Su amor es su preocupación constante por el bienestar de sus hijos al enseñarles sus mandamientosesperando que logren la inmortalidad y la vida eterna en la vida venidera. Su amor por nosotros no se limita ni se intimida ante nuestras rebeliones hacia él, sino se basa en una rotunda disciplina hacia la santidad de corazón. Cito las palabras del Apóstol Pablo: “Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos. (Hebreos 12:8)”.
Elamor de Dios hacia nosotros implica su comprensión hacia nuestras debilidades pero de ninguna manera está complacido con nuestras iniquidades. Su amor hacia nosotros no sustituye su ley. El elder Dallin H. Oaks, del Quórum de los Doce Apóstoles, dijo de esto: “El efecto de los mandamientos y de las leyes de Dios no se cambia a fin de satisfacer la conducta o los deseos de la gente. Si alguien...
tracking img