El arte del derecho

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1185 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Arte del Derecho de Carranca y Rivas Raúl.

Capitulo II. EL DERECHO.

En este capítulo nos habla de que mientras el Derecho es justo por naturaleza, la Ley trata de serlo. El Derecho por lo tanto es la forma de conocer a la justicia, de razonarla. También me llamo la atención la frase que dice que el derecho nace de la verdad, de la vida “Ius ex facto oritur”.

El derecho es un acto devoluntad, Justiniano decía: que la justicia era una constante y perpetua voluntad de dar a cada quien lo suyo. Por ello es que el objeto que se debe proponer el hombre justo es dar a cada quien lo suyo, de manera que junto a esta proposición del hombre, o por encima de ella se halla la decisión y la voluntad, también humana de hacer la Justicia. La circunstancia de que el Derecho no sea unavaloración ideal no lo excluye del ámbito de su relación con el valor. En este sentido toda valoración real no podría serlo sin una referencia clara con el ideal; pues lo real en este orden de ideas es lo real objetivado, realizado. Y el Derecho aspira a que se “realice” el valor de la justicia.

Ahora bien el concepto de Derecho es uno y la acción de concebir, que es la acción jurídica por excelencia,es otra; siendo el Derecho como concepción esa

acción de concebir la idea jurídica, de concebir el concepto de lo jurídico y su realización.

El Derecho, en consecuencia, y aunque sea una concepción valorativa real, posible, se halla situado en el centro de valores culturales y por ende morales que refulgen con una potencia ideal. En tal sentido ese estarse haciendo del Derecho, ese hacerseconstante, absorbe en su mecánica una serie de datos morales. Lo que vemos con toda claridad por ejemplo en las leyes penales. Es importante mencionar que no esta hecha sino que se esta haciendo de manera constante y permanente.

El conocimiento no es conocer algo en particular sino la relación que hay entre todo, y esto es especialmente cierto en el Derecho. Es por ello que el problema está enque conservando valores eternos, ideas jurídicas ya consagradas y de probada eficacia en el mundo social, el Derecho debe a su vez ser permeable a cambios, a nuevas corrientes.

La enseñanza del Derecho y la pasión por él descubren la apariencia de la vida y la realidad de las ideas. Lo que Kelsen ha querido señalar es la fuerza del Derecho, su grandeza. Y si ésta nos llega en cualquierdisciplina o especialidad jurídica que enseñemos, nos habrá llegado al coraje necesario para enfrentarlo y vivirla.

El magister iuris cumple la función mas difícil ya que ninguna teoría, ninguna jurisprudencia, ningún fallo de tribunal o juez, por más perfectos que sean, alcanzan la realización de la Justicia. Una prueba objetiva, demasiado objetiva

si se quiere, la tenemos en el hecho de quesiempre, absolutamente siempre, una de las partes en litigio o contienda judicial queda inconforme; y más a menudo de lo que se supone queda honestamente inconforme. Ósea que cree que no se le ha hecho justicia. Este difícil problema podría llevar a la conclusión de que entre dos partes en pugna ambas tienen la razón.

Nuestro país no es modelo de justicia en los tribunales. Al contrario, haypodredumbre en todos los niveles; y se sabe que no es así los más altos esto no significa felicidad para la realización de la justicia, que halla en los niveles inferiores obstáculos casi insuperables.
El derecho puro se queda en su recinto sagrado de oro y sale a la calle volviéndose practica usual en los tribunales, un cumulo de costumbres viciosas, anodinas. La justicia, frente a este caso, secubre los ojos de vergüenza.

Un juez que juzga, valora o sea, analiza los hechos y los vincula a la ética jurídica. Esto significa que el Derecho interpreta tanto la vida como la orienta; ya que la vida lo mismo que la individual que la social pierde sentido sino una determinada orientación. Lo que pasa que es imposible orientar o no se debe orientar sino conocer la naturaleza humana, sin...
tracking img