El bosque de los corazones dormidos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 316 (78835 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Sinopsis
2

Tras la muerte de su abuela, Clara se ve obligada a dejar Barcelona para trasladarse a Colmenar, un pequeño pueblo de montaña donde reside el único familiar que le queda con vida. Apenas se conocen, pero tendrán que convivir un año entero, hasta que Clara cumpla los dieciocho. Lejos de su casa y de su mundo, Clara deberá enfrentarse a sí misma y a sus propios fantasmas, y mientrasdesentierra viejos secretos familiares, dos chicos totalmente diferentes, Braulio y Bosco, despertarán la magia de su corazón dormido... con consecuencias imprevisibles.

Librosdelcielopersonal.blogspot.com

Índice
El bosque de los corazones dormidos
3

Prólogo de los momentos felices Las abejas no pueden volar El ataque Oro líquido El baño de Adonis Dos vidas en una La entrega El mundode abajo Los hombres de negro La matanza de los zánganos La última carta La entrevista Resistencia La alianza El ángel guardián La semilla de la inmortalidad Aguijones Herederas del secreto Las tres despedidas En el aire

La Dehesa Primera noche Berta y Braulio El monte de las ánimas ¿Pueden los fantasmas traer flores? Sentimientos en papel carbón Sola en la ciudad Una lata bajo la lluvia Aguacaliente para el alma Los corazones dormidos El bosque maldito La trampa La cabaña del diablo No te vayas Ángeles caídos La huida Gabinete de crisis

Librosdelcielopersonal.blogspot.com

Mi vida es como una de esas películas de terror en las que todos los protagonistas van muriendo uno tras otro y sabes que pronto llegará tu hora. No importa lo que hagas para huir de ella. La muerte aguardacon paciencia su momento, agazapada tras tu sombra, dispuesta a sorprenderte cuando menos lo esperas. En eso yo jugaba con ventaja, sabía que no andaba lejos. Tampoco me importaba. La había visto tantas veces de cerca que no la temía. A mis casi diecisiete años asumía el destino con la resignación de quien conoce su suerte. Tras la muerte de mi abuela, el último ser querido que me quedaba, laincógnita de dónde acabarían mis días tardó poco en despejarse. 4 La Dehesa se convirtió en la antesala de mi fin; un lugar hermoso en el que aguardar mi turno. Lo comprendí cuando vi su reflejo en la ventana del viejo torreón. Era el rostro de un fantasma, o tal vez de la misma muerte. Nunca imaginé que pudiera ser tan bella.

Librosdelcielopersonal.blogspot.com

La Dehesa
5 Estaba lloviendocuando mi tío vino a recogerme a la estación de autobuses. Al bajar del autocar, cerré los ojos y dejé que el viento suave del cierzo acariciara mi pelo y refrescara mis mejillas enrojecidas por el llanto. Un olor a madera y a tierra mojada me dio la bienvenida. A pesar de la fina lluvia y del tiempo, demasiado helado para principios de octubre, la fría acogida de aquel lugar me pareció incluso máscálida que la de mi tío. —Tienes una pinta horrible, Clara. Esperé en vano la sonrisa burlona o el gesto cariñoso que suele suceder a una frase como aquella. Tardé unos segundos en darme cuenta de que mi tío Álvaro no bromeaba. Solo había constatado un hecho: mi aspecto era espantoso. Hacía días que apenas probaba bocado y semanas que lloraba sin tregua. La idea de refugiarme en aquel pueblo de lasierra no había sido mía. Sencillamente, no tuve otra opción. Tras la muerte de mi abuela, un mes después del suicidio de mi madre, yo estaba sola en este mundo. No tenía adónde ir. Muertos todos mis parientes en Barcelona, un asistente social localizó a mi único familiar vivo en un pueblecito de Soria. Apenas nos conocíamos, y no nos unía ningún lazo de consanguinidad, pero tendríamos que convivirhasta que cumpliera los dieciocho. Todo un año. Pasado ese tiempo, recuperaría el control de mi vida. Por su semblante malhumorado entendí que no estaba muy conforme con mi llegada. Yo no era más que un imprevisto incómodo; la sobrina de una mujer —la hermana de mi madre— de la que había enviudado hacía más de quince años. «Solo será un año», me repetí a mí misma. Pero lo cierto es que no sabía...
tracking img