El buzon de acusaciones

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4363 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL BUZÒN DE ACUSACIONES

Recordando hace poco las clases de derecho penal con el Doctor Fandiño en Sincelejo, evocaba los singulares medios a través de los cuales se permitía en el Medioevo, el inicio de un proceso de carácter sancionatorio. Era tal el grado de inseguridad al respecto, que mediando la usanza del anónimo, cualquier ciudadano por honorable o inocente que fuera, podría resultarinmiscuido en una de estas gravosas situaciones, cuya conclusión en la mayoría de casos era la muerte.

Las manifestaciones de arbitrariedad medieval, acompañaban al proceso sancionatorio en todos sus estadios procedimentales, no solo en la obertura del proceso, sino también en el área probatoria, la instructiva, el juicio, la sentencia, las instancias de parte y la ejecución de la pena, alrespecto se han dicho muchas cosas y generado gran variedad de estudios. Por otro lado, la tensión entre Católicos y Protestantes ha sido extrema, acusándose los unos a los otros de haber efectuado un peor tratamiento, no solo en el caso arriba anotado (la denuncia como acto introductorio), sino en el proceso mismo y en cada uno de los procedimientos que abarcaron los juicios en las naciones que almomento profesaron este tipo de creencias cristianas.

La Santa Inquisición de la Iglesia Católica y la Cacería de Brujas de la Protestante (Wicands), son claros ejemplos de los yerros, que en igualdad de condiciones ubicaron a estas dos grandes corrientes de pensamiento doctrinal, las cuales dieron al traste con el derecho natural de las personas que vivieron a su sombra. Digo derecho natural,porque a la época, no había aun nacido el término “derechos humanos”, pero este concepto del derecho natural, impulsaba a todos los seres humanos a respetar aquellas facultades que la naturaleza misma traía consigo por el hecho de existir; es decir, que por el hecho de llegar la vida a un ser como tal, este gozaba de la facultad de poder disfrutar de la misma, resultando ilógico y contra naturaque alguien “así como así” se la quitara.

Procedimientos de los que habla Beccaria, los verdugos de París, así como un innumerable listado de humanistas de la revolución Francesa, dan cuenta de suplicios condenatorios o probatorios como “las ordalías” o juicios de Dios y las torturas propias de la inquisición, dentro de las cuales pueden citarse la garrucha, el potro, la cuerda, el garrote vil,entre muchas otras de las cuales se puede leer con detenimiento en centenares de escritos o apreciarse con toda precisión en el palacio de la inquisición en la ciudad de México DF o de Cartagena DT y C (Colombia).

El inicio de un proceso medieval de esta índole, estaba dado por la fijación de algún tipo de denuncia, dentro de las cuales la gran mayoría de estas, operaba de manera anónima. Laciudad determinada por la Santa inquisición, era visitada por el funcionario competente, que haciendo presencia en una de las plazas publicas del lugar, leía el edicto inquisitorio, en virtud del cual se enunciaban las conductas consideradas por el tribunal como negativas o pecaminosas, y por ende objeto de castigo inmediato. Todo aquel que se considerara inmerso en una de estas conductasreprobadas, estaba en la obligación de acercarse al oidor o a su equivalente, alcanzando posiblemente con su confesión, algún tipo de condescendencia en la pena aplicable. De igual manera, todos aquellos que conocieran de otras personas inmersas en las irregularidades establecidas en el estado leído en bando, podían presentar la denuncia. La particularidad de las modalidades de denuncia, radicaba en laposibilidad de hacerla de manera anónima.

El mismo ordenamiento inquisitivo, fijaba una urna igualmente en un sitio de acceso público, con el propósito de depositar en ella las denuncias atrás mencionadas. Una acusación sin la identificación del autor que la gestaba, una relación de hechos con el nombre del supuesto hereje, brujo, pecador o delincuente.

En otros sistemas similares como en...
tracking img