El carbono cuentos orientales

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 69 (17003 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de enero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL CARBONO: CUENTOS ORIENTALES
Autor: PEDRO BOSCH / GRACIELA PACHECO
COMITÉ DE SELECCIÓN
EDICIONES
PRÓLOGO
I. HISTORIA DEL REY SCHAHRIAR Y DE SU HERMANO EL REY SCHAHZAMÁN
II. EL ÁTOMO DE CARBONO
III. LA UNIÓN DE LOS ÁTOMOS DE CARBONO
IV. EL DIAMANTE
V. EL GRAFITO
VI. LOS CARBONES NATURALES
VII. EL FUTBOLENO
VIII. LAS BRASAS Y LAS CENIZAS
IX. EL GRAFITO INTERCALADO
X. FILAMENTOS DEGRAFITO
XI. LOS ACEROS DE DAMASCO
XII. FECHADO CON EL 14C
XIII. EXPEDIENTE PREPARADO POR LOS MINISTROS DEL REY
BIBLIOGRAFÍA
CONTRAPORTADA

COMITÉ DE SELECCIÓN
Dr. Antonio Alonso
Dr. Juan Ramón de la Fuente
Dr. Jorge Flores
Dr. Leopoldo García-Colín
Dr. Tomás Garza
Dr. Gonzalo Halffter
Dr. Guillermo Haro †
Dr. Jaime Martuscelli
Dr. Héctor Nava Jaimes
Dr. Manuel Peimbert
Dr. JuanJosé Rivaud
Dr. Emilio Rosenblueth †
Dr. José Sarukhán
Dr. Guillermo Soberón
Coordinadora Fundadora:
Física Alejandra Jaidar †
Coordinadora:
María del Carmen Farías
EDICIONES
Primera edición, 1995
La ciencia desde México es proyecto y propiedad del Fondo de Cultura Económica, al que pertenecen también sus derechos. Se publica con los auspicios de la Subsecretaría de Educación Superior; eInvestigación científica de la SEP y del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.
D. R. © 1995, FONDO DE CULTURA ECONÓMICA
Carretera Picacho-Ajusco 227; 14200 México, D.F.
ISBN 968-16 -4733-5
Impreso en México
PRÓLOGO
De Las mil y una noches existen múltiples versiones: para niños y para no tan niños. De sus cuentos se han filmado películas y puesto en escena ballets y obras de teatro. Sonpocos por lo tanto, quienes no saben la manera que encontró Scherezada para salvar la vida. Sin embargo, al volver a leerla, ¿quién no ha pospuesto alguna obligación, algún deseo, o sólo el sueño por descubrir el desenlace de alguno de los cuentos?
Además del buen rato y del entretenimiento que Las mil y una noches procuran, al cerrar el libro el lector suele haber adquirido una visión de conjuntode la sociedad islámica: el oriente de los siglos IX y X, un imperio cultural unido en lo espiritual por La Meca y, políticamente, por la señorial Bagdad.
Es en este oriente poblado de genios y de efrits —un mundo tan imaginativo como exótico— en el que hemos decidido enmarcar nuestra explicación, pues creemos, que la descripción de las propiedades del carbono, de su comportamiento y de sureactividad puede ser tan evocadora como las aventuras de Simbad. De Las mil y una noches hemos rescatado únicamente el ambiente y, quizás, el estilo, transcribiendo fragmentos de la versión original traducida al español.
En nuestro texto son muchos los conceptos que damos por conocidos y que no lo eran en el siglo X. Los anacronismos abundan, pues sería absurdo tratar de desconocer la existencia deAmérica o tratar de explicar la estructura del átomo con los conocimientos del siglo X.
Así todo, no faltará quien, como nosotros, disfrute los absurdos resultantes al hacer convivir el mundo científico del siglo XX con la magia y los hechizos que aparecen en los relatos de Scherezada. Si muchos autores han catapultado sus cuentos al futuro para transmitirnos supuestas contradicciones existentesen las teorías científicas, ¿por qué no atreverse a viajar al pasado montados en una alfombra de... carbón? Nuestros cuentos orientales están sembrados de acertijos, de átomos que se convierten en mercaderes y de las envidias que generan los átomos de carbono, sobre todo si se encuentran en forma de diamante. Así, poco a poco, van quedando descritas las propiedades del carbono en la químicainorgánica, personaje principal de este libro.
Y si el lector, por terminar alguna de nuestras extravagantes historias, se va a la cama un poco más tarde, nos daremos por satisfechos, pues ¿cuántas veces no se habrá dormido, casi de inmediato, con un libro de química en la mano? Y si además lee Las mil y una noches, nos sentiremos colmados.
Sería ingrato no agradecer a Dora Pedroza Freyre y a Mary de...
tracking img