El cartero del rey tagore

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 31 (7721 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
el cartero del rey
tagore

Madav

Amal: hijo adoptivo de Madav.

Sada: niña que vende flores.

El médico.

El lechero.

El guarda.

El viejo.

El jefe de la aldea: un fanfarrón.

El heraldo del rey.

El médico real.

Chiquillos de la aldea.

(En casa de Madav).



Acto primero


Escena primera



(Madav y elmédico)



Madav.- ...¡Yo no sé qué es esto!



Antes de venir él, todo me era lo mismo, ¡y me sentía tan libre! Pero ahora que ha venido, Dios sabe de dónde, su cariño me llena el corazón. Y estoy seguro de que mi casa no será ya casa si él se va... (Al médico). ¿Tú crees?...



El médico.- Si su destino es que viva, vivirá años y años; pero, por lo que los librosdicen, me parece...



Madav.- ¡Ay, cielo santo, qué...!



El médico.- Bien claro lo dicen:



“Humor bilioso o parálisis ajitante *, resfriado o gota, todo empieza lo mismo...”

Madav.- ¡Déjame en paz con los libros, hombre! Con tanta y tanta cosa, no consigues sino preocuparme más. Lo que quiero que me digas es lo que se puede hacer...



El médico (tomando rapé).- Puessí; el enfermo necesita el más escrupuloso cuidado...



Madav.- Eso ya lo sé yo... Pero dime qué hago...



El médico.- Ya te lo tengo dicho:



que de ninguna manera se le deje salir de casa.



Madav.- ¡Pobre criatura! Tenerlo encerrado todo el día... Eso es demasiado...



El médico.- Pues no hay otro remedio. Este sol de otoño y esta humedad pueden hacerle muchodaño, porque, como dicen los libros: “En ahoguidos, en desmayos, en temblor nervioso, en ictericia y en ojo de plomo...”



Madav.- ¡Hombre, por Dios, déjame ya de libros!... Entonces, no queda otro remedio que encerrar al pobrecillo, ¿eh? ¿No se puede hacer otra cosa?



El médico.- No, no; “viento y sol”...



Madav.- Pero ¡qué me importa a mí ahora que si esto o que si lo otro!...Vamos a dejarnos de tonterías. Al grano. Lo que tú dices es muy duro para la pobre criaturita...; y como además él lo lleva todo con esa paciencia, y hace cuanto se le dice... ¡Me parte el corazón ver su cara cuando está tomando esa medicina que le has mandado!...



El médico.- Pues cuantos más visajes haga, mejor. Ya lo dice el sabio Chiavana: “Medicina y buenos consejos; lo que menos gustaes lo que mejor sienta...” Sí, sí... Y me voy corriendo, que tengo mucho que hacer... (Sale).



Escena segunda


(Madav y el viejo)



Madav.- (Al viejo, que entra).



...¡Bueno! Pero, ¿ahí estás tú, viejo maldito?



El viejo.- ¡No tengas cuidado, hombre, que no te voy a morder!



Madav.- Sí; pero es que eres el diablo; siempreles estás llenando de viento la cabeza a las criaturas...



El viejo.- Tú no eres ningún niño, ni tienes niños en tu casa... ¿Qué más te da?



Madav.- Es que ahora tengo un niño...



El viejo.- ¡Un niño!... ¿De verdad?



¿Pues qué ha pasado?



Madav.- Tú recordarás que mi mujer estaba siempre con el capricho de que recojiéramos un niño...



El viejo.- Peroeso ya es muy antiguo; y además, que a ti no te hacía chispa de gracia...



Madav.- Tienes razón. ¡Tú no sabes lo que me ha costado juntar este dinerillo! Y que el hijo de otro se me entrara por las puertas a tirarme lo que yo, con tanto sudor, había ido ahorrando... ¡No podía con eso!... ¡Pero este chiquillo se me ha metido en el corazón de una manera tan rara...!



El viejo.- ¡Buena lahemos hecho! Y ahora se te irá todo en darle gusto al niño... ¡Y tan contentos de que se vaya!



Madav.- El dinero, antes era como un vicio para mí. Trabajaba por avaricia. Ahora, como sé que es para este niño, que quiero tanto, ¡lo gano con una alegría...!



El viejo.- Bueno, bueno; y ¿dónde encontraste ese niño?



Madav.- Es hijo de un hombre que era hermano de leche de mi...
tracking img