El caso seat

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2152 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL CASO DE SEAT

A finales de la década de los 40, el Jefe del Estado y su Gobierno comprendieron que la fabricación de un automóvil de tipo medio, daría relevancia al proceso de industrialización, que se llevaba a cabo en España, y dispusieron la creación de una fábrica. Dado que las relaciones políticas, eran adecuadas en ese momento, se pensó en FIAT, como socio constructor de uno de susmodelos, con la garantía de tan renombrada casa italiana.

Un Decreto de la Presidencia del Gobierno, de fecha 7 de Junio de 1.949, dispuso la constitución de SEAT, con la participación del Instituto Nacional de Industria (I.N.I.), las seis principales Entidades Bancarias Españolas y la FIAT.

El martes 9 de Mayo de 1.950, se funda la Sociedad Española de Automóviles de Turismo, Sociedad Anónima( S.E.A.T.S.A.). La nueva Sociedad, quedó incorporada al Instituto

Nacional de Industria. La formaron, el I.N.I., con el 51 %, la Banca Española (HispanoAmericano, Central, Español de Crédito, Urquijo, Bilbao y Vizcaya), con el 42 % y FIAT participaba con el 7 %. Siendo por tanto, una Empresa del Estado, con un capital social de 600,000.000 de pesetas, en forma de 600.000 acciones de 1.000pesetas cada una. Y como primer presidente de SEAT, D. José Ortiz de Echagüe, a sus 74 años, procedente de la Empresa: Construcciones Aeronáuticas S.A. (C.A.S.A.).

S.E.A.T. pasó a ser una de las primeras empresas industriales de España por su cifra de negocio (23168 millones de ptas. en 1969, por sus beneficios brutos (693,4 millones de ptas. en 1969) y por su número de empleados (más de 20.000).Entre tanto el crecimiento del parque automovilístico de S.E.A.T. fue espectacular y los competidores no tardaron en aparecer. En 1974 ya había producido 2 millones de vehículos, lo que la convertía en la octava empresa productora a nivel mundial, en aquella época los balances de resultados no se ajustaban. Se creaban puestos de trabajo por decreto. El I.N.I. obligó a SEAT a comprar la factoríaAuthi de Pamplona para conservar puestos de trabajo. Con todo esto la empresa contaba con una de las plantillas más grandes y exageradas de la historia.

En 1975 el presidente, Juan Miguel Antoñanzas, le comunica a Umberto Agnelli (Fiat) que España no podía mantener durante demasiado tiempo la política de proteccionismo industrial mediante la utilización de aranceles de importación. Además habíaque tener en cuenta que

casi todas las multinacionales del automóvil (Renault, Citroën, Chrysler o Peugeot) se encontraban ya con fuerza dentro del territorio español. Ford y General Motors estaban también a punto de introducirse en el mercado. Estos hechos hacia que la SEAT se Antoñanzas se preguntara a qué esperaba la Fiat para absorber a SEAT.

Durante la segunda mitad de la década de lossetenta y al inicio de la de los ochenta, la batalla competitiva que se vio obligada a librar SEAT con Ford y General Motors, unida a la que también había de mantener con las demás empresas afincadas en España, parecía excesiva para sus fuerzas y posibilidades, sobre todo si se tiene en cuenta la notoria caída de las ventas que tuvo lugar a principios de los años ochenta. Una empresa que no lanzabaproductos originales al mercado, no tenía tecnología propia, había operado durante años bajo un régimen próximo al monopolio, no estaba preocupada en exceso por la reducción de costes y no podía automatizar en la medida de lo necesario a causa, por un lado, de la carencia de capital y, por otro, de la importante influencia sindical que como empresa pública padecía, mantenía serias deficienciaspara garantizar su viabilidad y competitividad futuras. “La creciente e intensa competencia que se estaba desarrollando en la industria del automóvil, dejaba de ser propicia para una empresa pública. La dirección de SEAT hasta el momento no había tenido como prioridad la maximización de los beneficios a través de la optimización de los costes. La dirección era incapaz de enfrentarse a la nueva...
tracking img