El celular

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2373 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL TELEFONO!: COMO NOS HA CAMBIADO LA VIDA!

Hace algunos años cuando la telefonía celular comenzó a popularizase en Colombia, llegó al salón de clases un joven luciendo orgullosamente un aparato de éstos en la cintura, sus dimensiones eran exorbitantes comparadas con los actuales y que decir de las características.
Todos, estudiantes y profesores nos asombramos de que un chiquillo de14 años ya tuviera un celular,(era el primero en toda la comunidad del colegio integrado por unas 400 personas). ya fuera de clase sus mas cercanos amigos se acercaron a él para curiosear el aparato y admirar por supuesto a su orgulloso dueño, de eso hace mas o menos 12 años, !cuanto ha avanzado la tecnología ¡ Si trasladásemos la escena a un aula de hoy, las actitudes serían totalmente opuestas,estoy seguro que ya no admirarían al afortunado muchacho, sino que lo burlarían por cargar con semejante cosa ordinaria y estrafalaria.
Se cuenta de un docente que le decía a su esposa que lo llamara precisamente a la hora de clases, para que los estudiantes se percataran de que tenía celular, ignoro la reacción de sus pupilos y la de su esposa, por supuesto.
Difícil concebir la vida de laactual sociedad sin celular, al cual cada día se le agregan más y más servicios, desde la época de las señales de humo y tambores luego los heliógrafos y señales con banderas, hasta llegar al telégrafo, la humanidad ha dado un gigantesco salto en la forma de comunicarse, con la invención del teléfono, hecho que también repercute en la forma de vida afectando nuestras respuestas ante un determinadoestímulo por el auge descontrolado del codiciado pero a veces detestado aparatico.
Si en un principio el celular era símbolo de status, pues no todo el mundo podía darse el lujo de tener un equipo de marca, actualmente es común que gente del “vulgo” posea equipos sofisticados .Hoy casi nadie quiere renunciar esclavizarse de portar uno, ya que ello implica de alguna forma un aislamiento delmundo, no obstante hemos adquirido muy malos hábitos en su uso. El ritmo de vida actual requiere que estemos cuando nos requieran, pero no eso implica que debamos pasar sobre los derechos de los demás e irrespetemos muchas veces su intimidad.
En poco tiempo los estudiantes llevaran sus equipos al colegio, venían mas sofisticados, era común entre ellos, discutir sobre quien tenía el masavanzado y empezaron las dificultades con las prohibiciones que se establecieron en algunos manuales de convivencia, no fueron pocos los altercados ente estudiantes y docentes por el decomiso temporal de los equipos.
Es difícil ocultar el malestar que produce el timbre de un celular en medio de una clase, o una reunión de trabajo, sala de cine, obra de teatro, o incluso en un restaurante ,peor aúncuando el solicitado sin importarle mucho contesta descaradamente interrumpiendo la actividad dentro de la reunión o sale de la sala dándose paso a como de lugar. Considero que también los expositores deberían tener un mínimo de respeto por su público asistente, llegan a sus conferencias cargados de títulos y creen que eso los hace invulnerables para interrumpir la actividad por la quegeneralmente no cobran poco, ni que decir de algunos desconsiderados médicos ante quienes los pacientes tienen que ser bien “pacientes ”(será por eso que así les llaman), en medio de las consultas, reciben llamadas no precisamente para hablar de las condiciones de los enfermos sino de negocios , viajes u ofertas y dejan al pobre incauto esperando, como consecuencia de esto el tiempo de la consulta sereduce muchas veces con fatales consecuencias. Los hampones también han hecho de las suyas, sobre todo en las entidades financieras desde la cual advierten a sus secuaces quien es la victima, no nos escapamos los docentes muchos de los cuales exigimos a los estudiantes el no uso del celular en clase pero igual si la recibimos, algunos son tan descarados que dejan el salón a la deriva para contestar o...
tracking img