El derecho

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2019 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
| |
| |
DERECHO DEL COMERCIO
Jurisprudencia -
Mercaderías. Responsabilidad del transportista.
En Buenos Aires, a los 21 días del mes de marzo de 2006, se reúnen en Acuerdo los Señores Jueces de la Sala I de esta Cámara para dictar sentencia en los autos del epígrafe. Conforme con el orden del sorteo efectuado, el doctor Martín Diego Farrell dice:

La sentencia en recurso reseñóadecuadamente las circunstancias del caso que nos ocupa (fs. 227/229) por lo que a ella me remito en este aspecto, brevitatis causae.

Apeló la demandada, expresando agravios a fs. 247; ellos fueron contestados a fs. 251.

Ni el transporte, ni el suceso que frustró la entrega de la mercadería, han sido objeto de disputa en autos (cfr. escrito de responde a fs. 83 vuelta). El valor de la mercaderíase comprobó con la liquidación de averías de fs. 25 (reconocida a fs.120), y con la pericia de fs.175. El pago, finalmente, se probó con el oficio de fs.125 y con la pericia de fs.156.

No se mostró en autos la existencia de caso fortuito o de fuerza mayor. El Tribunal, en efecto, no considera que basta con acreditar la existencia de un robo a mano armada a tal efecto (cfr. Causa 9226, del29/2/96; Sala III, causa 4843, del 31/8/99). Teniendo en cuenta la frecuencia conque ocurren, tales robos no son imprevisible ni inevitables (cfr. Sala III, causa 2964, del 11/7/96).

Más allá de la interpretación restrictiva que merecen el caso fortuito y la fuerza mayor, no puede obviarse el poder de disuasión que comporta una custodia armada (cfr. Sala II, causa 50836, del 28/10/97). Este temacobra importancia en autos, donde, según expresa el testigo de fs.141, el vehículo no poseía custodia satelital.

Según declaran los testigos de fs.201 vuelta/202 fue el cliente quien solicitó que no se contratara custodia, para disminuir así el valor del flete. Este es el argumento en el que se basa la recurrente para mostrar su ausencia de responsabilidad. Creo que no logra hacerlo por tresmotivos: a) Una afirmación de este tipo, que incide en el contenido mismo del contrato, al punto de constituir una cláusula contractual, no puede probarse por medio de testigos(cfr. artículo 167 del Código de Comercio: “La carta de porte es el título legal del contrato...y por su contenido se decidirán todas las contestaciones que ocurran con motivo del transporte”). b) Amén de ello, el artículo162 del Código de Comercio es claro en el sentido de que el transportista tiene la responsabilidad de entregar la mercadería en destino (obligación de resultado) y debe gastar lo necesario para hacerlo, imputándolo al cliente (“...emplear todas las diligencias y medios practicados por las personas exactas en el cumplimiento de sus deberes...haciendo a tal fin, por cuenta de quien pertenecieren, losgastos necesarios”). c) Finalmente, con excepción de lo dispuesto por los artículos 174 y 177 del Código de Comercio -obviamente no aplicables al sub examen- las cláusulas que limitan la responsabilidad del transportador son nulas (artículo 204 del mismo Código).

De modo que la demandada, si deseaba eximirse de responsabilidad, tenía la opción de contratar custodia, e imputar su precio comoparte del flete. No tenía la opción, en cambio, de cobrar un flete reducido, ante la ausencia de custodia, y pretender luego no ser responsable atribuyendo al cliente la decisión de la falta de custodia. El cliente obró pensando sólo en las exigencias que le imponía -o no- su aseguradora (la actora en autos). El transportista no está alcanzado por esas cláusulas: si quiere invocar un hechoimprevisible e inevitable como exención de responsabilidad, debe estar seguro de que reviste ese carácter. En el sub examen, para revestirlo se imponía la presencia de custodia armada.

El transportista eligió retener un cliente, que estaba adecuadamente asegurado, cobrándole un flete barato; ahora debe soportar el costo de su elección, al haber sido víctima de un robo que no constituye caso fortuito...
tracking img