El director de obra

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 40 (9903 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El mito del director de obras omnipresente, el olvidado representante técnico, y el reino de los prejuicios. Las obras de arquitectura e ingeniería: un mundo donde nada es lo que parece.
Abogado y arquitecto Sergio O. Bertone Asesor legal consultor del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires. arquitecturalegal@yahoo.com.ar

Versa el presente acerca de un contexto muy especial:el de las obras en construcción. Trátase de un pequeño universo donde ciertas negligencias son disimuladas permanentemente por los Jueces (por ejemplo, la culpa al contratar); donde existen empresarios que lucran formidable y disimuladamente en ese entorno de informalidad (pero rara vez responden como tales), donde los controles estatales se pagan pero no se prestan, y donde cualquier falta legal oreglamentaria es hecha recaer sistemáticamente sobre un personaje al que se ha concebido cual si contase con poderes divinos, y, en realidad, apenas si llega a ser el fusible del sistema. Mi desafío consistirá en demostrar que ese mundo existe fuera de los tribunales, pero no dentro de ellos.

I.

Empresarios no aparentes

Considero imprescindible abordar previamente el concepto de“empresa”, sin el cual es prácticamente imposible comprender en qué consisten los roles de director de obras y representante técnico, dada la proliferación de leyes y reglamentos que confunden el ejercicio profesional de la arquitectura o la ingeniería (que es para lo cual se requiere poseer el título correspondiente y estar matriculado en el Colegio respectivo, y se prevé la retribución mediante el pago dehonorarios establecidos por escalas arancelarias) con la actividad eminentemente lucrativa de un empresario constructor (la cual no requiere titulación alguna, se retribuye mediante un precio o beneficio, e involucra necesariamente la calidad de comerciante). En tal sentido, pueden citarse las innumerables ordenanzas municipales que obligan a los profesionales a asumir la calidad de “constructor”,“ejecutor”, etc., como requisito para obtener un permiso de construcción, y aún la enorme confusión originada por el decreto 6964/65 de la provincia de Buenos Aires mediante el cual se ha creado la figura del “director ejecutivo”, en términos que vinieron a confundirlo todo. Con tal motivo, antes que nada debo decir, respecto de la empresa constructora, que se trata más de una noción económica quejurídica. Y, desde ya (lo cual no es un dato menor, por obvio que parezca) que la misma trasciende el ámbito de una obra de arquitectura o ingeniería, para proyectarse hacia la totalidad de la actividad económica. Algo como eso, tan simple como eso, deja sin sustento a cualquier concepción que involucre el reduccionismo de entender a la empresa constructora como una entidad excluyentementearquitectónica o ingenieril. Es decir, a toda aquella mirada que confunda a uno de los elementos de la empresa –el objeto para el que fuera creada- con la empresa en sí. Más todavía, ayudará a comprender que en una empresa constructora confluye radialmente un haz de factores donde aquel por el cual se está acostumbrado a calibrarla con exclusión de todo otro es apenas uno más, y ni siquiera puedeafirmarse que sea el más importante. Por estas alturas, podría resultar conveniente reflexionar acerca de si existe, en la legislación argentina, alguna definición legal de “empresa” y “empresario” que disponga en el sentido que vengo propiciando, y la respuesta es afirmativa. En efecto, estatuye el art. 5 de la ley de la Nación 20.744 que “A los fines de esta ley, se entiende como "empresa" laorganización instrumental de medios personales, materiales e inmateriales, ordenados bajo una dirección para el logro de fines económicos o benéficos”. Y también que “A los mismos fines, se llama "empresario" a quien dirige la empresa por sí, o por medio de otras personas, y con el cual se relacionan jerárquicamente los trabajadores, cualquiera sea la participación que las leyes asignen a éstos en...
tracking img