El don del orador

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 205 (51249 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
OG MANDINO
EL DON DEL ORADOR

NUEVA

COLECCIÓN

Título original: The Spellbinders Gift Traducción: Ma. de la Luz Broissin Fernández Diseño de portada: Jorge Rosas / DUUO © 2008, Og Mandino Publicado mediante acuerdo con The Ballantine Publishing Group, una división de Random House, Inc. Derechos reservados © 2008,2009, Editorial Diana, S.A. de C.V. Avenida Presidente Masarik núm. 111, 2o.piso Colonia Chapultepec Morales C.P. 11570 México, D.F. Primera edición: noviembre de 1994 ISBN: 968- 13-2756-X ISBN 13: 978-968-13-4338-5 ISBN 10: 968-13-4338-7 Editorial Planeta Colombiana S. A. Calle 73 No. 7-60, Bogotá ISBN 13: 978-958-42-2045-5 ISBN 10: 958-42-2045-4 Primera reimpresión (Colombia): enero de 2009 Impresión y encuademación: Quebecor World Bogotá S. A. Impreso en Colombia -Printed in Colombia Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de la portada, puede ser reproducida, almacenada o transmitida en manera alguna ni por ningún medio, sin permiso previo del editor.

Para mi nieto...
WILLIAM AUGUSTINE MANDINO

... otro orador persuasivo

Cuando terminó, una especie de fascinación dominó a los oyentes silenciosos, su manera solemne y sus palabrashabían hecho vibrar las cuerdas profundas y misteriosas, que vibran de igual manera en cada corazón humano. Henry Wadsworth Longfellow, Cuentos de una posada a la orilla del camino

Era en verdad una noche tranquila y maravillosa; ya era más de la medianoche, cuando Mary y yo al fin llegamos a casa. —¿Qué opinas de ese hombre? —pregunté, mientras nos desvestíamos. —Bart, resulta tan impresionante yencantador en persona, como en el escenario. Posee un magnetismo especial, lo rodea una especie de aura que resulta difícil de explicar. Es agradable y atractivo y, no obstante, noté que bajé la voz un par de veces, cuando respondí sus preguntas... como lo haría un niño al hablar con un adulto que representa autoridad. Con ese rostro hermoso y con la barba, me recuerda a algunos personajes de laspinturas religiosas de nuestra iglesia, cuando yo era pequeña. Casi da la impresión de que tuviera un halo. —Mary, ¿qué dices? —Bart, lo lamento. En realidad, no estoy segura de lo que digo.

I

. L / u r a n t e más de cuarenta años, en aquellos días cuando nuestros jóvenes norteamericanos morían en un misterioso lugar lejano llamado Corea; Guys and Dolls iluminaba a Broadway; quienespadecían un resfriado aprendían a amar las drogas antihistamínicas; el doctor Kinsey lograba que la mayoría de nosotros hablara abiertamente sobre el sexo; Brando flexionaba sus músculos en Un tranvía llamado deseo y finalmente terminamos nuestro puente aéreo con Berlín, después de casi 300,000 vuelos piadosos... durante cuatro décadas memorables, desde una pequeña oficina en el segundo piso de unedificio sin ascensor, no lejos de Times Square, había trabajado como agente de contrataciones exclusivo, para muchos de los más famosos y dinámicos oradores motivadores en el mundo entero. ¡Entonces, sin previo aviso, todo el grupo de individuos extraordinariamente talentosos que descubrí y representé con lealtad durante tanto tiempo, se esfumó en menos de doce meses! Mis tres oradores profesionales demayor edad decidieron que ya habían soportado suficientes vuelos en avión y comidas en hoteles y que permanecerían en casa, para vivir de sus cuantiosos recursos finan-

13

OG MANDINO

EL DON DEL ORADOR

cieros y escribir sus memorias. Otro de ellos tuvo cáncer en la garganta, uno más sufrió un ataque de apoplejía que paralizó la mayor parte de su costado izquierdo y mis cuatro oradoresmejor pagados y con mayor demanda, todos ellos amigos míos, murieron. Esa muy triste y sombría mañana de febrero, después de haber servido como portaféretro por cuarta vez en siete meses, regresé a mi oficina, física y emocionalmente exhausto, recogí mis papeles y expedientes más importantes y cerré la puerta con llave al salir, casi seguro de que mi negocio y futuro profesional quedaban...
tracking img