El economista en piyama

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (414 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El economista en piyama
-------------------------------------------------
Principio del formulario

Final del formulario

* Inicio
* Contacto
* Los mejores posts
* Quién soy yo100 casos empresariales
Publicado por Eduardo Remolins el 16 mayo 2008 · 5 comentarios 
Se viene otro eBook… Esta vez basado en los primeros 100 casos de La Fuente, ampliados y corregidos
Comoaperitivo hasta que el eBook esté listo y lanzado, les adelanto la introducción. Disfruten!
(NOTA: el eBook ya está listo y puede descargarse aquí )
No hace falta que vivas en California.
La idea dehacer La Fuente se me ocurrió en un avión. No recuerdo en qué estaba pensando exactamente, pero apareció repentinamente. Quizás fuera porque estába en California, el paraíso de los emprendedores y delas ideas de negocio, de las más tradicionales a las más locas. Había pasado días observando nuevas empresas de Internet y novedosas versiones de viejos conceptos, como restoranes y casas de ropa. Loscalifornianos no le tienen miedo a nada.
Abrumado por tanto derroche de creatividad, volví a pensar (como tantas otras veces): “ el mayor limitante en los negocios es el mental. Es lo que uno conocey lo que cree que puede llevar a cabo.” Como suele sucederme cada vez que viajo a EEUU, me sorprendo por la variedad y creatividad de las propuestas empresariales, no siempre de gran tamaño o querequieran grandes inversiones. También suele sucederme que quiera remediar esta limitación de algún modo, pensando maneras de poner a disposición de más gente el conocimiento o la información necesariospara emprender. Esta vez se me ocurría armar una base de datos de casos de emprendedores, breves y concisos, que sirvieran para inspirar y generar nuevas posibilidades.
Sin embargo, sabía que me iba aencontrar con un escollo, quizás también mental: “lo que se puede hacer en EEUU no se puede hacer en otros lugares. Es otro mundo.”, suelen decirme.  Esto es muchas veces cierto, por supuesto. Pero...
tracking img