El efecto nacho

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1779 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Guillermo Sheridan
Fin de siglo: El efecto Nacho.
Letraslibres no. 5 1999
Un azar me condena a ver dos bodrios hollywoodenses dedicados a temas mexicanos. Tienen, como siempre, el ingrediente equívoco y turbio de la buena fe y la ignorancia. La peor que recuerdo es una que se titula Paseo por las nubes. Se trata de una familia de mexicanos de California que tiene bonitas tradicionesancestrales que incluyen gritar ay ay ay porque vuela la mosca, soplar un caracol azteca antes del desayuno y tener una réplica de Anthony Queen sentada en una mecedora. Se supone que esta película les explica a los gringos lo buenos que somos los mexicanos, y a los mexicanos nos explica lo bueno que somos los mexicanos, sobre todo si vivimos en California.
Estas películas son a México lo que los nachos alos totopos. Para quien no lo sepa, el totopo es un trozo frito de tortilla de maíz que primero se pone como una peineta sobre los frijoles y luego se utiliza para llevarlos a la boca. Pues el nacho es un totopo, pero neoliberal. También es su falsificación: una laja de maíz frita en benzoato de sodio con un eco de chilito. Mas para todo efecto, la gente que consume nachos en el mundo, cree queestá comiendo comida mexicana. Incluyendo a los mexicanos.
La nachificación de México aumenta, y la excusa es lo mucho que lo amamos. No me quejo de que una banal cultura gringa que comercializa lo nuestro esté llenando de benzoato a la mexicana, ni proponiendo (lo que sería en vano) que salvaguardemos nuestra "verdadera identidad" de un contagio que tiene la paradoja de ser a la vez nacional yforáneo. En general me parece divertido y hasta interesante: ciertos aspectos de la cultura mexicana están siendo alterados por su derivación: la hija expósita que, como en las novelas rosas, regresa del extranjero, muy bien formadita, escandaliza a la familia y reclama su herencia.
Desde luego esto es culpa nuestra, no de esa hija sentimental. La cultura chicana es voraz, expansiva, poderosa ydivertida: genera más demanda de "mexicanidad" en California que en todo México. Los chicanos de antiguo arraigo, ya incorporados a la cultura gringa, llenan universidades, alaban al adobe, compran libros y arte chicano o mexicano y viven con patente regocijo el "reencuentro" con sus orígenes como cualquier grupo nacional de los que forman el mosaico gringo. Pero no se trata de un reencuentronostálgico, sino militante, que pone énfasis en los mitos ancestrales y en la historia, literatura y arte que ha decidido constituye una hispanic heritage que se desearía reinvertir en México. Los recién emigrados, por su parte, llenos de rencorosa nostalgia, se refuerzan mexicanos por puro instinto de sobrevivencia. En ambos casos, tal necesidad produce una creciente demanda de bisutería marcadamente"mexicana" que se solidifica en un canon expansivo. No pocos artistas y escritores mexicanos han hallado en esa necesidad su tesoro de la Sierra Madre. A pesar del racismo que no logra evitar la entrega de zonas de influencia política, económica, académica y cultural cada vez mayores a los multiplicantes chicanos, el gringo medio ha acabado por reconocerlos como un ingrediente de su melting pot y haoptado por lo de siempre: hacer negocio de una fatalidad insoslayable. De un tiempo para acá, el pot gringo en el que flotan la vaca europea, el pavo aborigen, el africano pollo, la harina mediterránea y las especies orientales, se sirve acompañado de nachos. Los gringos respetan la singularidad de un grupo invasor —y más en este caso, pues ellos invadieron primero— guardando en el closet suresignado racismo, siempre y cuando el invasor se melt en el pot de acuerdo con sus reglas y genere beneficios mutuos. Los políticos los convierten en fuerza político-electoral redituable y, a cambio de sus votos, desfilan en las fiestas patrias mexicanas, en Sacramento o Chicago, con una sonrisa; las universidades y la industria del entretenimiento los reclutan como productores/consumidores de su...
tracking img