El emilio de la educacion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 27 (6593 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 19 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Emilio o Sobre la educación

INTRODUCCIÓN
I. EXPOSICIÓN DEL CONTENIDO
A. Principios generales
B. Los primeros cuidados (libro I)
C. La primera infancia (libro II)
1. El descubrimiento de la infancia
2. La educación negativa
3. La educación de los sentidos
INTRODUCCIÓN
En el año 1762 un editor de Amsterdam y otro de París publican cuatro volúmenes con el título de Emile ou Del'éducation. El hecho dio lugar a vivas reacciones, de muy diverso signo. La condena del Arzobispo de París no tardó en llegar, tampoco la del Parlamento de esa misma ciudad y, nueve días después, la del Consejo de Ginebra, que proscribieron y mandaron quemar el libro.
Por otro lado, se cuenta que Kant, ejemplo de mecánica uniformidad en sus quehaceres cotidianos, suspendió su paseo diario para leer de unsolo tirón el Emilio, que Goethe denominaba “evangelio de la educación”.
El autor del Emilio, Jean-Jacques Rousseau, es, según Cristóbal de Beaumont, Arzobispo de París, “un hombre versado en el lenguaje de la filosofía, sin ser verdaderamente un filósofo; espíritu dotado de una multitud de conocimientos que no lo han iluminado a él, y que han entenebrecido a los demás; temperamento dado a lasparadojas de opiniones y de conducta, que une la simplicidad de las costumbres con la fastuosidad de pensamiento, el celo por las antiguas máximas con el furor por las novedades, la oscuridad del retiro con el deseo de ser conocido por todos: se le ha visto lanzar improperios contra las ciencias que él mismo cultivaba, preconizar la excelencia del Evangelio cuyos dogmas destruía, pintar la belleza delas virtudes que arrancaba del alma de sus lectores. Se ha hecho preceptor del género humano para engañarlo, monitor público para extraviar a todos, oráculo del siglo para acabar de perderlo” [1].
Autor del “evangelio de la educación”, corruptor del género humano... Juicios tan diferentes sobre la misma persona nos hacen ver que las antítesis con que Cristóbal de Beaumont compone su cuadro,demasiado severo al atribuir a Rousseau una positiva voluntad de engañar, son sin embargo un fiel reflejo de la realidad. La vida de Jean-Jacques, nacido en Ginebra en junio de 1712 y muerto en Erménonville en julio de 1778, está en efecto llena de agudos contrastes. Bautizado en la religión de Calvino, Rousseau se hizo católico, para volver en 1755 al calvinismo. Ardiente predicador de la obligaciónpaterna de procurar personalmente la educación de los hijos en un ambiente adecuado, abandonó en un hospicio a los cinco que le dio Teresa Le Vasseur [2]; artífice del “evangelio de la educación”, Rousseau fracasó rotundamente en la formación de los hijos de la familia Mably [3], No peca de modestia cuando reconoce, antes de exponer los deberes del educador, su “incapacidad para aceptar semejanteempleo (...) Ya hice otra vez una prueba suficiente de ese oficio, para tener la certeza de no estar dotado” [4].
Parece que Rousseau comenzó a redactar el Emilio en la primavera de 1758. La ocasión que le movió a ello fue la petición de la señora De Chenonceaux de un escrito para la educación de sus hijos. Este encargo encontró en Rousseau un ambiente ya preparado por largas meditaciones, puesla respuesta excede con mucho al estímulo. Rousseau dirá en sus Confesiones que el Emilio es el mejor y el más importante de sus escritos [5]; un juicio muy semejante puede leerse en Rousseau juge de Jean-Jacques [6].
El Emilio no está libre de los contrastes que jalonan la existencia de su autor. Es una singular mezcla de concepto y de imagen, de tratado y de novela. Quizá se parezca más a untratado en la intención del autor, y más a una novela en la ejecución; es verdad en todo caso que no posee ni la solidez sistemática del primero ni el estudio de los personajes propio de la creación narrativa. Rousseau elige un alumno imaginario, Emilio, y le acompaña desde su infancia hasta que contrae matrimonio, viviendo junto a él todas las etapas y vicisitudes de su educación. Resulta no un...
tracking img